ONDCP logo

II. Perfil del Abuso de drogas en los Estados Unidos


Menos Norteamericanos están Usando Drogas Ilícitas

Aproximadamente 12.8 millones de norteamericanos, cerca del 6 por ciento de la población mayor de doce años, usa drogas ilegales regularmente (en los últimos treinta días). Este número de usuarios del "mes pasado" representa una disminución de cerca de 50 por ciento del pico de veinte y cinco millones registrados en 1979 -- una disminución que representa un cambio extraordinario en el comportamiento. A pesar de esta disminución, mas de un tercio de los norteamericanos mayores de doce años han probado una droga ilícita. El noventa por ciento de aquellos que han usado drogas ilícitas usaron mariguana o hashish. Aproximadamente una tercera parte usó cocaína o tomo una droga con receta médica sin razones de salud. Cerca de una quinta parte usó LSD. Afortunadamente, cerca de sesenta millones de norteamericanos que usaron drogas ilícitas en su juventud, rechazan esas substancias 1 cuando son adultos.


Cuadro 2-1

Usuarios del Mes Pasado de Cualquier Droga Ilícita, Mariguana y Cocaína.

Número de usuarios (en millones)

______Cualquier Droga Ilícita __________ Cocaína ________Mariguana

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares sobre el Abuso de drogas, Instituto Nacional Sobre el Abuso de Drogas(1985-91), Administración de los Servicios de Salud Mental y por el Abuso de Substancias, (1992-95).


El Uso de drogas es un Problema De Todos

Muchos norteamericanos creen que el abuso de drogas no es su problema. Tienen la idea errada de que los usuarios de drogas pertenecen a un segmento de la sociedad diferente del suyo o de que el abuso de drogas está muy lejos de su medio. Están equivocados. Cerca de tres cuartas partes de los usuarios de drogas están empleados. La mayoría de los norteamericanos creen que el uso de drogas y los crímenes relacionados con las drogas constituyen unos de los problemas2 sociales mas grandes de nuestra nación. Aproximadamente 45 por ciento de los norteamericanos conocen a alguien con problemas de abuso de alguna substancia.

Si bien es cierto que el uso de drogas y sus consecuencias constituye una amenaza para los norteamericanos, independientemente de su posición socio-económica, región geográfica, nivel de educación, y su identidad étnica o racial, los efectos del uso de drogas no siempre se sienten en forma proporcional. Las comunidades donde florecen los mercados de drogas ilícitas están plagadas de crímenes y violencia. Los norteamericanos que no tienen un buen servicio de salud y tienen bajos ingresos no están en condiciones de pagar por los tratamientos para superar la dependencia de las drogas. Lo que todos los norteamericanos deben entender es que nadie es inmune a las consecuencias del uso de drogas. Toda familia es vulnerable. Debemos de comprometernos a reducir el abuso de drogas y no asumir equivocadamente que las drogas ilícitas son problema de otros.

Cocaína. El número de norteamericanos que usan cocaína ha disminuido drásticamente desde el punto mas alto registrado en 1985. En 1995, 1.5 millones de norteamericanos usaban cocaína, lo que representa una disminución de 74 por ciento de los 5.7 millones de la década anterior. Además, menos personas están probando la cocaína. En 1994, se estimó que 533,000 personas usaron cocaína por primera vez, lo que representa una disminución del 60 por ciento de los 1.3 millones de personas al año que comenzaron a usar cocaína entre 1980 y 1984. Si bien es cierto que estas cifras indican un avance significativo, en 1995 el número de usuarios frecuentes -- estimado en 582,000 (de los cuales 255,000 usan crack) -- no ha cambiado mucho desde 1985.3 La Corporación Rand estima que los usuarios crónicos consumen dos terceras partes de la demanda de cocaina4 de los Estados Unidos. O sea, mientras que el número de personas que usan cocaína ha disminuido, la cantidad de cocaína que se consume en los Estados Unidos no ha disminuido en igual medida.


Cuadro 2-2

Consumo Anual de Cocaína en los Estados Unidos por Tipo de Usuario, 1972-92

Toneladas Métricas de Cocaína Pura

Usuario Crónico Usuario Casual

Fuente: Modelando la Demanda de Cocaína, Corporación Rand, 1994.


Heroína. Cerca de 600,000 personas son adictas a la heroína en los Estados Unidos, lo que representa un incremento del número estimados de adictos durante la década de 1970 y 1980.5 Si bien es cierto que la inyección es la mejor manera de administrar la heroica de baja pureza, la disponibilidad de heroína muy pura hace que el fumarla e inhalarla sean opciones viables. A medida que mas usuarios crónicos deciden inhalar heroína, el consumo se ha incrementado drásticamente en comparación con el consumo de la década anterior, cuando la única opción disponible era la inyección.6 El Pulse Check de abril de 1996, una encuesta realizada por la Oficina de Políticas Nacionales para el Control de las Drogas, encontró que si bien es cierto que la mayoría de las personas que usan heroína son personas mayores que consumen drogas por muchos años, un número cada vez mas grande de adolescentes y adultos jóvenes están usando la droga.7

Mariguana. En 1995, aproximadamente 9.8 millones de norteamericanos (77 por ciento de todos los usuarios de drogas ilícitas) fumaban mariguana -- convirtiéndola en la droga ilícita mas usada comúnmente. Aproximadamente 57 por ciento de los usuarios actuales de drogas ilícitas se limitan a consumir únicamente mariguana. En 1995, cinco millones de norteamericanos usaban mariguana frecuentemente (lo cual se define como por lo menos cincuenta y dos días al año), lo que representa una cifra inferior a los 8.4 millones de usuarios frecuentes de mariguana estimados en 1985. Sin embargo, el número de personas que usan mariguana por primera vez se ha incrementado desde 1991, alcanzando la cifra de 2.3 millones en 1994.8


Cuadro 2-3

Nuevos Usuarios de Cocaína y Mariguana, 1985-94

Número de Personas (en millones)

Año

Mariguana Cocaína

Fuente: Encuesta Nacional sobre el Abuso de drogas, Administración de Servicios de Salud Mental y por el Abuso de Substancias, 1996.


Metanfetamina. El uso de la metanfetamina se ha incrementado. Cerca de 4.7 millones de norteamericanos han probado esta droga.9 Los resultados del programa de Pronóstico del Uso de Drogas del Instituto Nacional de Justicia, que regularmente someten a las pruebas por el uso de drogas a las personas arrestadas en veinte y tres ciudades, sugieren que la metanfetamina está presente en muchas comunidades del país, principalmente en el Oeste, Suroeste y Oeste medio.10 En 1995, aproximadamente un 6 por ciento de los jóvenes y adultos arrestados, provenientes de diferentes partes del país, obtuieron resultados positivos en las pruebas por el uso de metanfetamina. Ocho lugares reportaron índices considerables de consumo de metanfetamina (San Diego, Phoenix, San José, Portland, Omaha, Los Angeles, Denver, y Dallas).


Cuadro 2-4

Sitios de Pronóstico del Uso de Drogas donde el Uso de metanfetamina era muy Elevado en 1995

Fuente: Programa de Pronóstico del Uso de Drogas, Instituto Nacional de Justicia, 1996.


Otras Drogas Ilícitas. En 1995, el predominio del consumo de otras drogas ilícitas, incluyendo los alucinógenos, inhalantes y las psicoterapéuticas, era inferior al 1 por ciento. Solo el uso de alucinógenos registró un cambio considerable entre 1994 y 1995, al incrementarse de 0.4 a 0.7 por ciento. A pesar de prohibir su importación el año pasado, Rohypnol, un sedativo muy poderoso, todavía se encuentra en las regiones del Sureste y Atlántico Medio. Los etnógrafos señalan que esta substancia es una de varias "drogas de club" usadas por los jóvenes, que ahora podría están alcanzado a una audiencia mas amplia.11 Otras "drogas de club" -- incluyendo la Ketamine, Quaaludes, Xanax, MDMA, y LSD -- continúan ganando popularidad entre los adultos jóvenes.

Tendencias del Uso de Drogas en la Juventud

La tendencia mas alarmante es el incremento del consumo de drogas ilícitas, tabaco, y alcohol entre los jóvenes. Los niños que usan estas substancias tienen mayores probabilidades de adquirir un problema de dependencia por vida, y también incurren en mayores riesgos de salud. Diariamente, tres mil jóvenes empiezan a fumar cigarrillos regularmente; por consiguiente, una tercera parte de estos jóvenes tendrán vidas cortas.12 De acuerdo a un estudio realizado por el Centro sobre la Adicción y el Abuso de Substancia, los niños que fuman mariguana tienen ochenta y cinco veces mayores posibilidades de usar cocaína que sus compañeros que nunca probaron la mariguana.13 El uso de drogas ilícitas entre los niños de octavo grado se ha incrementado en un 150 por ciento en los últimos cinco años. 14 Aunque alarmantemente alto, actualmente el consumo de drogas de los jóvenes no ha regresado a los niveles casi epidémicos de finales de 1970. El desafío mas grande que enfrenta la política contra las drogas es revertir estas tendencias peligrosas.

El consumo de drogas a una edad temprana conlleva a otros comportamientos no saludables e improductivos. Las drogas ilícitas están asociadas a una actividad sexual prematura (con el consecuente riesgo de: embarazos indeseados, exposición a las enfermedades transmitidas sexualmente como el VIH/SIDA, la delincuencia, y el involucramiento en el sistema de justicia criminal.

Uso Generalizado de Drogas Ilícitas. En 1995, 10.9 por ciento de los jóvenes entre los doce y diecisiete años usaron drogas ilícitas en el último mes.15 Este índice se ha incrementado considerablemente en comparación con 8.2 por ciento en 1994, 5.7 por ciento en 1993, y 5.3 por ciento en 1992 -- el nivel histórico mas bajo de esta tendencia desde que registró el índice mas alto de 16.3 por ciento en 1979. El estudio de la Universidad de Michigan, titulado Moritoreando el Futuro, encontró que más de la mitad de todos los estudiantes de secundaria ya usan drogas cuando se gradúan.


Cuadro 2-5

Uso en los Últimos 30-Días de Drogas Seleccionadas entre los niños del 8vo., 10mo., y 12vo, Grados, 1991-96

Fuente: Monitoreando el Futuro, Universidad de Michigan, 1996.


Uso de la Cocaína entre la Juventud. El uso de la cocaína no es común entre los jóvenes. En 1996, cerca del 2 por ciento de los niños de onceavo grado usaban la cocaína regularmente. Aunque esta cifra se había incrementado del nivel bajo de 1.4 por ciento en 1992, todavía era 70 por ciento mas baja que el nivel alto de 6.7 por ciento en 1985. En 1996, 7.1 por ciento de los niños del onceavo grado habían probado la cocaína alguna vez -- un incremento del bajo nivel de 6.1 por ciento de 1992, pero mucho más bajo que el alto nivel de 17.3 por ciento de 1985. Sin embargo, en los últimos cinco años el uso por vida de la cocaína se ha casi duplicado entre los niños del octavo grado, alcanzando 4.5 por ciento en 1996.16 En la Encuesta Nacional de Hogares sobre el Uso de Drogas de 1995, se identificó una tendencia semejante que demuestra una disminución en la edad media de los jóvenes que usan la cocaína por primera vez de 23.3 años en 1990 a 19 años en 1994.17

Uso de Heroína entre los Jóvenes. El uso de la heroína tampoco es común ente los jóvenes. El estudio de 1996 titulado Monitoreando el Futuro encontró que 1 por ciento de lo niños del doceavo grado había usado heroína el año anterior, y la mitad del 1 por ciento la habían usado en los últimos treinta días. Afortunadamente, ambas cifras son inferiores a las registradas en 1995. Sin embargo la encuesta de 1996, encontró que el número de jóvenes que alguna vez usaron heroína se duplicó entre los niños del octavo y doceavo grados, alcanzando 2.4 por ciento y 1.8 por ciento, respectivamente entre 1991 y 1996.18

Uso de Mariguana entre los Jóvenes. El uso de la Mariguana continúa siendo un grave problema entre los jóvenes norteamericanos. En 1996, casi uno de cada cuatro estudiantes de último año de secundaria había consumido mariguana en el "último mes," mientras que menos del 10 por ciento usaba alguna droga ilícita con la misma frecuencia. En el último año, casi el doble de los estudiantes de último año de secundaria habían usado mariguana al igual que otras drogas ilícitas.19 La Mariguana también es responsable de casi todo el incremento en el uso de drogas ilícitas entre los jó venes de doce a diecisiete años. Entre 1994 y 1995, el nivel de consumo de mariguana entre este grupo se incrementó de 6 por ciento a 8.2 por ciento (un incremento del 37 por ciento). Además, los adolescentes están comenzando a fumar mariguana a una edad mas temprana. La edad media de los que la consumen por primera vez se redujo de 17.8 años en 1987 a 16.3 años en 1994.20

Uso del Alcohol entre los Jóvenes. El alcohol es la droga que los jóvenes usan con mayor frecuencia. Aproximadamente uno de cada cuatro estudiantes de décimo año y uno de cada tres es tudiantes del último año de secundaria reportaron haber tomado cinco o más tragos por lo menos en una ocasión en las últimas dos semanas anteriores a la encuesta.21 La edad promedio de los jóvenes que ingieren alcohol por primera vez se ha disminuido a 15.9 años, del promedio de 17.4 años en 1987.22

Uso del Tabaco entre los Jóvenes. Aunque se ha disminuido el número de adultos que fuman, continúa incrementándose el nivel de consumo de tabaco entre los jóvenes norteamericanos. En 1996, mas de un tercio de los estudiantes del último año de secundaria fumaban cigarrillos, y mas de uno de cada cinco fumaban diariamente. Estos porcentajes son superiores a los registrados en cualquier otro momento desde la década de 1970.23

Otras Drogas Ilícitas que Usan los Jóvenes. Después de la mariguana, los estimulantes (una categoría que incluye la metanfetamina) ocupan el segundo lugar entre las drogas ilícitas que los jóvenes usan normalmente. Cerca del 5 por ciento de los estudiantes de secundaria usaron estimulante en el último mes, y un 10 por ciento los usaron en el último ano. Causa satisfacción el hecho de que el uso de inhaladores -- la tercera substancia ilícita utilizada -- disminuyó entre los estudiantes de octavo, décimo y doceavo grado en 1996. Sin embargo, 8.8 por ciento de los estudiantes del doceavo grado habían usado LSD en el último año. 24

Consecuencias del Uso de Drogas Ilícitas

Los costos que la sociedad paga en términos sociales y de salud por el uso de drogas ilegales son asombrosos. Las enfermedades, muertes y crímenes relacionados con las drogas cuestan a la nación aproximadamente $66.9 mil millones de dólares. Cada hombre, mujer, y niño norteamericano paga cerca de $1,000 dólares anualmente para cubrir los gastos de atención médica innecesarios, servicio policial extra, accidentes automovilísticos, crímenes, y productividad perdida como resultado del abuso de las substancias ilegales. 25 El uso de drogas ilegales afecta a la familia, las empresas, la comunidad; impide la educación; y congestiona los sistemas de justicia criminal, salud y servicios sociales.

Consecuencias Para la Salud

Las Emergencias Medicas Vinculadas a las Drogas han Alcanzado un Punto Históricamente Alto. La Red de Advertencia sobre el Abuso de drogas (DAWN), que estudia los episodios de hospitalizaciones de emergencia vinculadas al uso de drogas, proporciona una fotografía de las consecuencias que el problema de las drogas en los Estados Unidos tiene para la salud. En 1995, la RAAD estimó que ocurrieron 531,800 episodios vinculados a las drogas -- un poco mas que los 518,500 accidentes de 1994. La cifra de 1995 marca la primera vez en los últimos cinco años que los episodios en las salas de emergencias no se incrementaron considerablemente.26

La RAAD también encontró que los episodios vinculados a la cocaína alcanzaron un punto histórico alto. Entre 1990 y 1995, las emergencias vinculadas al uso de heroica se incrementaron en 124 por ciento. Mientras que, entre 1994 y 1995, no se registró ningún incremento considerable en el número de episodios vinculados a la metanfetamina, si se registró un marcado incremento entre 1991 y 1994 al incrementarse la cifra de cinco mil a cerca de ocho mil.

Cerca del 40 por ciento de las muertes vinculadas a las drogas ilegal afectan a personas entre la edad de treinta y treinta y nueve años, el grupo que tiene el índice mas elevado de problemas crónicos relacionados con el consumo de drogas.27 En general, los índices de consumo de los hombres son mas altos que los de las mujeres, y los de los negros son mas altos que los de los blancos.28 El SIDA es la causa que continúa provocando mas muertes vinculadas al uso de drogas ilícitas. Mas del 33 por ciento de los casos nuevos de SIDA afectan a los individuos que se inyectan drogas ilícitas y sus consortes sexual.29

Son mas Evidentes las Consecuencias de la Adicción a la Heroína. En algunas ciudades, las muertes vinculadas a la heroína se incrementó drásticamente entre 1993 y 1994 (el último ano en que se tienen estadísticas.) En Phoenix, las fatalidades vinculadas a la heroína se incrementaron en 34 por ciento, 29 por ciento en Denver, y 25 por ciento en New Orleans.30 Las cifras anuales de atención en las salas de emergencia vinculadas al uso de la heroína se incrementaron de 34,000 en 1990 a 76,023 en 1995.31

El Abuso de Drogas en el Embarazo Contribuye a los Defectos de Nacimiento y a la Mortalidad Infantil. Una encuesta realizada entre 1992 y 1993 estimó que 5.5. por ciento, o cerca de 221,000 mujeres, usaron drogas ilícitas por lo menos una vez durante su embarazo.32 Cerca del 2.9 por ciento, o 119,000 usaron mariguana; aproximadamente 1.1 por ciento, o 45,00033 usó cocaína. Los niños que nacen de madres que han abusado con las drogas experimentan los efectos de la abstención o tienen otros problemas de salud al nacer. Las investigaciones mas recientes también sugieren que los niños que han estado expuestos a las drogas tienden a desarrollarse pobremente debido a la tensión que les causa el consumo de la droga de la madre. Estos niños corren un doble peligro: frecuentemente sufren de vulnerabilidad biológica por haber estado expuesto a las drogas en su estado prenatal, que puede ser exacerbada por una pobre atención y por las separaciones múltiples que les ocasiona el estilo de vida del usuario de drogas.

El abuso de las substancias durante el embarazo está relacionado con el incremento del riesgo de mortalidad infantil o la muerte del niño durante su primer año de vida. Un estudio comprensivo sobre mortalidad infantil conducido en base a las madres que recibían atención médica en el estado de Washington, entre 1988 y 1990, muestra una tasa de mortalidad infantil de 14.9 por ciento por cada mil niños nacidos de madres que abusaban de las substancias tóxicas en comparación con 10.7 por mil entre las madres que no abusaban de las substancias tóxicas.34 Además, el estudio indica que los niños nacidos de madres que abusan de las drogas tienen 2.5 veces mayores posibilidades de morir del Síndrome de Muerte Infantil Súbdita (SMIS.)

El Uso Crónico de las Drogas esta Vinculado a Otros Problemas de Salud. El uso de drogas ilícitas está asociado con una series de otras enfermedades, incluyendo la tuberculosis y la hepatitis. Los usuarios crónicos son particularmente susceptibles a las enfermedades transmitidas sexualmente (ETS) y son los "transmisores principales" de estas infecciones. Se ha demostrado que el comportamiento sexual sumamente riesgoso, asociado con el uso de crack y otras drogas que se inyectan, incrementan la transmisión y adquisición del SIDA/VIH y otras ETS.

El Uso del Alcohol y el Tabaco a una Edad Temprana pueden Causar una Muerte Prematura. El ochenta y dos porciento de las personas que prueban los cigarrillos lo hacen antes de los dieciocho anós.35 Actualmente, cerca de, 4.5 millones de niños norteamericanos menores de dieciocho años fuman cigarrillo, y cada día otros tres mil adolescentes empienzan a fumar cigarrillos cotidianamente.36 El setenta por ciento de los adolescentes que fuman dicen que no empezarían a fumar si pudievan volver a tomar la decisión.37 Cada año, más de 400,000 personas mueren de enfermedades vinculadas al uso del tabaco -- mas que las todas la muertes vinculadas al alcohol, crack, heroína, asesinato, suicidio, accidentes automovilísticos, y el SIDA.38

El alcohol tiene un impacto devastados entre los jóvenes. Cada día mueren ocho jóvenes en accidentes automovilísticos vinculados al alcohol.39 Según la Administración de Tráfico Seguro en las Carreras Nacionales, 7,738 conductores en estado de embriaguez entre las edades de dieciséis y veinte años sufrieron daños fatales en 1996.40 Entre mas temprano comienza el joven a ingerir alcohol y mayor es la intensidad y frecuencia con que lo ingiere, mayor es el riesgo de que consuma otras drogas.41 Dos millones y medio de adolescentes reportaron que no sabían que una persona se puede morir de una sobredosis de alcohol.42

El Abuso de drogas Representa una Carga para los Sitios de Trabajo. El setenta y uno por ciento de los usuarios de drogas ilícitas de dieciocho años y mayores (7.4 millones de adultos) están empleados, 5.4 millones trabajan jornadas completas y 1.9 millones trabajan media jornada.43 Los usuarios de drogas reducen la productividad del sitio de trabajo. Un estudio nacional que realiza el Servicio de Correo Postal de los Estados Unidos ha comparado el comportamiento laboral de los usuarios de drogas con el de los individuos que no las usan. Entre los usuarios de drogas el absentismo es 66 por ciento mayor, usan los servicios de salud 84 por ciento mas en términos de un dolar, las acciones disciplinarias son 90 por ciento mayores, y el índice de cambio de trabajo es sumamente mas alto.44

Tanto para los adultos -- muchos de los cuales en su calidad de padres no pueden ser alcanzados por otros medios mas tradicionales -- como para los jóvenes que trabajan mientras estudian, el sitio de trabajo puede servir para canalizar la información sobre la prevención e identificación del abuso de las substancias. La amenaza de la pérdida del trabajo continua siendo una de las formas mas efectivas para motivar al que abusa las substancia a que busque ayuda. El sitio de trabajo proporciona acceso al tratamiento a muchos empleados (y familias) que buscan atención médica para el problema de drogadicción. Como que la evidencia demuestra que el tratamiento por el abuso de substancias puede reducir los problemas laborales vinculados y provoca la abstinencia, muchos empleadores auspician programas de atención médica a los empleados, realizan pruebas por el uso de drogas, o tienen procedimientos para detectar el abuso de substancias y promover un tratamiento temprano.

Costo de los Crímenes Vinculados a las Drogas

El abuso de drogas es una carga para la sociedad que solo puede ser medida parcialmente. Aunque podemos estimar el número de crímenes vinculados a las drogas que ocurren cada año, nunca podremos evaluar totalmente hasta que punto el comportamiento criminal vinculado a las drogas disminuye la calidad de la vida de las comunidades norteamericanas. A excepción de los homicidios vinculados a la drogas, los cuales han disminuido en los últimos años, los crímenes relacionados con las drogas continúan incrementándose a un ritmo fuerte y constante.

Cada Año Ocurren Numeroso Arrestos Vinculados a las Drogas. En 1994, las agencias federales y locales responsables del mantenimiento del orden público calcularon que se registraron 1.14 millones de arrestos por violación de las leyes antidroga. Un altísimo porcentaje de estos arrestos (75.1 por ciento) fue por la posesión de drogas.45


Cuadro 2-7

Arrestos Vinculados a las Drogas, 1988-95


Las Pruebas a los Arrestados Frecuentemente Arrojan Resultados Positivos por el Uso Reciente de Drogas. El programa de Pronóstico del Uso de Drogas (DUF) del Instituto Nacional de Justicia calcula el porcentaje de individuos en cuya orina se detectó el uso de drogas. En 1995, los datos colectados por el DUF entre los hombres arrestados en veintitrés ciudades, muestran que el porcentaje que reportó resultados positivos por el uso de cualquier droga variaba entre el 51 por ciento y 83 por ciento. Entre las mujeres arrestadas, variaba entre el 41 por ciento y 84 por ciento. Entre los hombres, aquellos arrestados acusados de posesión o venta de drogas tenían mayores po sibilidades de obtener resultados positivos en las pruebas para detectar el uso de drogas. Entre las mujeres, aquellas acusadas de prostitución, posesión o venta de drogas tenían mayores posibilidades de obtener resultados positivos en las pruebas para detectar el uso de drogas. Tanto los hombres como las mujeres arrestadas por robo, robo armado y de robar vehículos, tenían altos niveles positivos.46


Cuadro 2-8

Número de Personas en las Prisiones Federales y Estatales y en las Cárceles Locales, 1985-96


Cuadro 2-9

Uso de Drogas entre los Arrestados Encarcelados, 1995


Delincuentes Drogadictos Congestionan las Cárceles y Prisiones de la Nación. A mediados de 1996, habían 93,167 reos en las prisiones federales, 1,019,281 en las prisiones estatales, y 518,492 en las cárceles.47 En 1994, el 59.5 por ciento de los reos en las prisiones federales eran delincuentes que usaban drogas48 al igual que el 22.3 por ciento de los reos de las prisiones estatales.49 El incremento de la delincuencia vinculada a las drogas ha provocado casi tres cuartas parte del crecimiento total de los reos encarcelados en prisiones federales desde 1980. La mayoría de los delincuentes vinculados al abuso de drogas están encarcelados por la posesión de mas drogas que las que podría consumir personalmente, por distribución de drogas o por cometer graves delitos relacionados con la venta de drogas. En 1995, por ejemplo, solo 4,040 personas fueron sentenciadas en las cortes federales por cargos vinculados a la mariguana; 89.1 por ciento de esos delincuentes enfrentaban cargos de tráfico de drogas.50

Los Reos en las Prisiones Federales y Estatales Estaban bajo la Influencia de las Drogas Cuando Cometieron los Crímenes. Una encuesta de la prisiones federales y estatales realizada en 1991, encontró que las posibilidades eran mayored de que los delincuentes por drogas, los ladrones, y los asaltantes en las prisiones estatales reportaran haber estado bajo la influencia de las drogas cuando cometieron el delito; y que las probabilidades eran menores de que los reos de las cárceles federales condenados por homicidio, asalto, y por cometer delitos contra el orden público reportaran haber estado bajo la influencia de las drogas al cometer el delito. A excepción de los ladrones, las posibilidades de los reos de las prisiones federales hubieran cometido el delito bajo la influencia de las drogas eran menores que las de los reos en las prisiones estatales.51

Los Delincuentes Frecuentemente Cometen el Delito para Mantener el Consumo de Drogas. De acuerdo a una encuesta conjunta de 1991 de los reos en las prisiones federales y estatales, se estima que un 10 por ciento de los reos de las prisiones federales y 17 por ciento de los reos de las prisiones estatales reportaron haber cometido el delito para pagar por las drogas.52

El Narcotráfico Genera Crímenes Violentos. El tráfico de drogas ilícitas frecuentemente está asociado a crímenes violentos. Las razones de esta relación incluyen la competencia por el mercado y los consumidores de la droga, las disputas entre los individuos involucrados en el tráfico de drogas ilegales, y ubicación de los mercados de drogas en áreas marginales donde los controles sociales y legales contra las drogas a menudo no son efectivos. En los últimos años la proliferación de las armas letales ha vuelto mortal la violencia de las drogas.

Los Homicidios Vinculados a las Drogas Han Disminuido. Entre 1989 y 1995, se han disminuido en forma constante los homicidios vinculados a las drogas. Los Informes de Crímenes (UCR) indican que de los 21,597 homicidios cometidos en 1995 de los que se conocieron las circunstancias del crimen, 1,010 ( 4.7 por ciento) estaban relacionados con las drogas. Esta cifra es sumamente menor que el 7.4 por ciento de 1989.53


Cuadro 2-10

Asesinatos Vinculados a las Drogas, 1988-95


El Lavado de Dinero Daña las Instituciones Financieras. El lavado de dinero requiere que se disfracen los activos financieros a fin de utilizados sin que se detecte la actividad ilegal que los produjo. El lavado de dinero proporciona recursos financieros no sólo a los traficantes de drogas sino también a los terroristas, traficantes de armas, y otros criminales que operan y propagan empresas criminales. El trafico de drogas genera decena de miles de millones de dólares al año; no se puede calcular con precisión la suma total de dinero involucrado. En septiembre de 1996, el Servicio de Ingresos Nacionales (Internal Revenue Service) estimó que un 60 por ciento de los casos de lavado de dinero que investigaba durante ese año fiscal estaban vinculados a las drogas.54

Continua la Disponibilidad de las Drogas Ilícitas

Las drogas ilícitas aún son fácilmente disponible en todos los Estados Unidos. Si se miden sólo en relación al precio y el nivel de pureza, y mayor disponibilidad de cocaína, heroína, y mariguana que hace una década cuando el número de usuarios de cocaína y mariguana era sumamente mayor.

Disponibilidad de la Cocaína. Los carteles de narcotraficantes colombianos continúan manejando la mayoría de los aspectos del tráfico de cocaína desde la adquisición de la base, hasta la producción de cocaína en América del Sur, y su transporte y distribución a los mayoristas en los Estados Unidos. Las pandillas de traficantes en México, que servían primordialmente de transportistas de los grupos colombianos, cada vez mas asumen un papel prominente en el transporte y distribución de la cocaína. La distribución de la cocaína al mayoreo y las redes de lavado de dinero normalmente están organizadas en células múltiple que funcionan en las principales áreas metropolitanas. Frecuentemente estos vendedores están organizados sobre bases regionales, culturales, y étnicas que facilitan la seguridad interna a la vez que sirven una demanda de drogas que permea todos los rincones de nuestra sociedad.

Las pandillas, como los Crips, Bloods, Dominicas and Jamaicans Posses, propagan la violencia debido al consumo de cocaína y "crack." La migración de los miembros de las pandillas hacia las ciudades mas pequeñas y áreas rurales también ha causado un incremento dramático de los casos de homicidio, robos y asaltos armados en esas comunidades. De acuerdo al Informe del Comité Nacional de Inteligencia sobre Narcóticos, el precio y la oferta de cocaína en los Estados Unidos se mantienen relativamente estables. En 1995, los precios de la cocaína variaban entre $10,500 y $36,000 dólares el kilogramo. El promedio de pureza de la cocaína al nivel de un gramo, una onza y un kilogramo también se mantenía alto. El nivel de pureza de un gramo (al por menor) era aproximadamente 61 por ciento en 1995 a la vez que el nivel de pureza de un kilogramo (al mayoreo) era 83 por ciento.55

Disponibilidad de la Heroína. La heroína continúa siendo distribuida fácilmente en muchas ciudades. En 1995, a nivel nacional, los precios al mayoreo variaban entre $50,000 y $260,000 el kilogramo. Esta gran variación reflejas algunas variables como la relación entre el comprador y el vendedor, la cantidad comprada, la frecuencia de la entrega, y los costos del transporte. Los datos obtenidos del Programa de Monitoreo Nacional de la DEA (Administración Antidroga), un programa acerca de la compra de heroína al por menor, indican que en el mercado norteamericano predomina la heroína del sureste asiático que es muy pura. Sin embargo, la oferta de heroína suramericana se ha incrementado en forma constante, lo que refleja el hecho que los traficantes colombianos han ganado un nicho en el mercado norteamericano de heroína.56

El Informe del Comite Nacional de Inteligencia sobre los Narcóticos también revela que se han incrementado considerablemente los niveles de pureza de la cocaína. En 1995, el nivel de pureza de la cocaína al por menor proveniente de cualquier fuente era 39.7 por ciento a nivel nacional, el cual es mucho más alto que el promedio de 7 por ciento reportado hace una década. El nivel de pureza de la heroína suramericana al por menor era el mas alto de todas las fuentes de abastecimiento, con un promedio de 56.4 por ciento a nivel nacional y 76 por ciento en la ciudad de Nueva York, un centro importante de importación y distribución. El grado de pureza de la heroína era generalmente mas alto en el Noroeste donde viven un alto porcentaje de usuarios nacionales

Disponibilidad de la Mariguana. La mariguana es la droga ilícita mas fácilmente disponible en los Estados Unidos. Aunque no se ha realizado una encuesta comprensiva del cultivo nacional de cannabis, la DEA estima que gran parte de la mariguana que se consume en los Estados Unidos se cultiva internamente. Muy a menudo la cannabis es cultivada en áreas remotas y en tierras públicas. Los mas grandes cultivos al aire libre se encuentran en Tennessee, Kentucky, Hawaii, California, y New York. Cantidades considerables de mariguana también son producidas bajo techo. El ambiente controlado del cultivo bajo techo permite a los cultivadores utilizar técnicas agrónomas sofisticadas para incrementar la potencia de la droga. La mayor parte de la mariguana en los Estados Unidos proviene de México, parte de ella es introducida de contrabando a través de la frontera suroeste. Sin embargo, se han incrementado los embarques de mariguana provenientes de Colombia y Jamaica.

La producción y distribución de mariguana en los Estados Unidos está sumamente descentralizada. Las organizaciones que la trafican varían desde las operaciones complejas que importan la droga, la cultiva nacionalmente y la comercializan en los Estados Unidos, hasta los individuos que la cultivan y la venden al por menor. La mariguana de alta calidad se encuentra disponible en muchas partes de los Estados Unidos. Los precios varían de acuerdo a la calidad entre cuarenta y novecientos dólares la onza.57 A lo largo de la década pasada, los precios de la mariguana bajaron aun cuando se incrementaba la potencia de la droga.

Disponibilidad de la Metanfetamina. La producción nacional y el tráfico de metanfetamina se concentran en las regiones occidentales y sur occidentales de los Estados Unidos. Los laboratorios clandestinos de metanfetamina que operan en los Estados Unidos y México son las principales fuentes de abastecimiento de la oferta para todos los Estados Unidos. Los grupos de gamonales traficantes mexicanos domina la distribución de metanfetamina al por mayor en los Estados Unidos, saturando el mercado occidental norteamericano con metanfetamina de alta pureza. Estos grupos se han convertidos en una fuente de oferta en Hawai, y amenazan con desplazar a los suplidores asiáticos tradicionales.

Disponibilidad del LSD. LSD al por menor se encuentra disponible virtualmente en cada estado y en algunos estados se ha incrementado su disponibilidad. Se cree que las instalaciones donde se produce LSD están ubicadas en la costa occidental de las áreas del norte de California y del Pacifico sur occidental. La proliferación de las ventas por del correo ha creado un mercado en el cual los distribuidores no tienen contactos personales con los compradores.

Disponibilidad de Otras Drogas. La producción de PCP se concentra el la mayor área metropolitana de Los Angeles. Las pandillas que tienen sus bases en las calles de Los Angeles, primordialmente los Crips, continúan distribuyendo PCP a un número de ciudades norteamericanas a través de las operaciones de tráfico de cocaína. La MDMA, una droga similar a la metanfetamina y conocida en la calle como Éxtasis, XTC, Claridad, Esencia, y Doctor -- es producida en el occidente de Texas y en la Costa Oeste. Es distribuida a través de los Estados Unidos por correo o servicios de entrega comerciales. Frecuentemente, la MDMA es vendida en pastillas en unidades de 55 a 150 miligramos. El precio al por menor varía entre seis y treinta dólares.58

En 1995, una remesa de pastillas de flunitrazepam (rohypnol) llegó a la Costa del Golfo y otras áreas de los Estados Unidos. Se ha reportado que Rohypnol -- el cual lo produce legalmente Hoffman-LaRoche en Colombia, Mexico, y Suiza -- lo combinan con alcohol y cocaína y se conoce como la "cita de estupro o violación." Rohypnol es ilegal en los Estados Unidos, y se vende al por mayor a un dólar la pastilla, y al por menor, el precio varía entre $1.25 y $3 dólares la pastilla.59

Aunque se han Logrado Algunos Avances, Falta Mucho que Hacer

Hemos avanzado en nuestros esfuerzos por reducir el uso de drogas y sus consecuencias en los Estados Unidos. Si bien es cierto que el problema de las drogas en los Estados Unidos es serio, no no es comparable con la situación de emergencia de finales de la décade de 1970 o la epidemia de cocaína de la década de 1980. Sólo el 6 por ciento de la población de doce años y mayor de doce años usaba drogas en 1995, lo que representa una reducción en comparación al 14.1 porciento en 1979. Menos del 1 por ciento usaban cocaína, inhaladores, o alucinógenos. La droga ilícita mas comúnmente usada era la mariguana. La usa el 77 por ciento de los usuarios de drogas.60

A medida que disminuía el uso de drogas en la década de 1980, disminuyó la atención nacional sobre el problema de las drogas. La Sociedad para unos Estados Unidos Libres de Drogas (Partnership for a Drug-Free America) sugiere que uno de los indicadores de esa disminución fue la reducción de la frecuencia con que se anunciaban los servicios públicos antidroga en la TV, radio, y en los medios de comunicación escritos. Nuestros niños también bajaron la guardia a medida que el uso de drogas se volvió menos común y se volvieron escasos los conocimientos de primera mano sobre las substancias peligrosas. Por consiguiente, a través de esta década ha disminuido la percepción del riesgo y la desaprobación de las drogas entre los jóvenes. Por ello, desde 1991 más jóvenes están consumiendo alcohol, tabaco, y drogas ilícitas.

Un estudio sumamente preocupante preparado por CASA sugiere que los adultos se han resignado al uso de drogas de los adolescentes. De hecho, casi la mitad de los padres de familia de la generación de "bonanza de bebés" esperan que sus hijos adolescentes prueben las drogas.61 El cuarenta por ciento cree no tener ninguna influencia sobre la decisión de sus hijos adolescentes sobre si fuman o no fuman cigarrillos, ingieren o no ingieren alcohol, o usa o no drogas ilegales. Ambas suposiciones son incorrectas. Los padres tienen una enorme influencia sobre las decisiones que toman los jóvenes.


Cuadro 2-11

Mariguana: Desaprobación y Daño Percibido del Uso Cotidiano Comparado con el Uso en los Últimos 30 Días entre los Estudiantes del Doceavo Grado, 1996


Debemos Actuar Ahora para Impedir una Futura Epidemia de Drogas

Los Estados Unidos han fracasado en prevenir un resurgimiento del uso de drogas entre los niños en la década de 1990. La Estrategia Interina Nacional para el Control de las Drogas enfatizó el problema del que representa el incremento del uso de drogas entre los jóvenes norteamericanos, citando el estudio Moritoreo del Futuro el cual encontró que los estudiantes universitarios y del octavo grado estaban ". . . reportando índices mas elevados de consumo de drogas en 1992 que en 1991. Peor aún, menos estudiantes del octavo grado perciben grandes riesgos en el uso de cocaína o crack que los estudiantes de octavo grado en 1991." Desde 1993, toda encuesta significativa del uso de drogas ha aportado evidencia que confirma la continuidad de estas tendencias.

Nuestro desafío consiste en revertir estas tendencias negativas. Los Estados Unidos no pueden permitir que el relapso que estamos experimentando se convierta en un retorno a los niveles catastróficos de consumo de drogas del pasado. El gobierno asume su compromiso hacia ese fin, al igual que las organizaciones no gubernamentales como las Coaliciones de Comunidades Norteamericanas Antidroga (CADCA); la Sociedad para unos Estados Unidos Libres de Drogas (PDFA); el Centro de Prevención de la Adicción y Abuso de Substancias de la Universidad de Columbia (CASA), el Centro Nacional de Promoción de la Prevención (NCAP), el Instituto de Recurso de los Padres para la Educación sobre las Drogas (PRIDE), y muchas mas. Trabajando juntos, podemos tener éxito.

Notas Finales

1. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA) , Estimaciones Preliminares de La Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995 (Rockville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Humanos, 1996).

2. La Organización Gallup, Consulta con los Estados Unidos: Un Vistazo sobre Cómo los Norteamericanos Ven el Problema de las Drogas en el País, Informe Resumido (Rockville, Md.: marzo 1996).

3. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMSHA) , Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995.

4. Corporación Rand, Modelando la Demanda de Cocaína (Santa Mónica, Calif.: Corporación Rand, 1994).

5. W. Rhodes, P. Scheiman, y K. Carlson, Lo que los Usuarios Norteamericanos Gastan en Drogas Ilícitas, 1988-1991 (Washington, D.C.: Abt Associates, Inc., contratado por la Oficina de Política Nacional Para el Control de las Drogas, 1993).

6. Inteligencia Nacional sobre Narcóticos del Comité de Consumidores, el Informe de NNICC de 1995: La Oferta de las Drogas Ilícitas en los Estados Unidos (Washington, D.C.: Administración Antidroga, Agosto 1996).

7. Oficina de Política Nacional Para el Control de las Drogas, Chequeo del Pulso, Tendencias Nationales del Abuso de Drogas (Washington, D.C.: Oficina Ejecutiva del Presidente, Primavera 1996).

8. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA) , Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995.

9. Idem.

10. Instituto Nacional de Justicia, Pronóstico del Uso de Drogas, 1995, Informe Anual sobre los Jóvenes y Adultos Arrestados (Washington, D.C.: Departamento de Justicia, 1996).

11. Oficina de Política Nacional Para el Control de las Drogas, Chequeo del Pulso, Tendencias Nacionales en el Abuso de Drogas (Washington, D.C.: Oficina Ejecutiva del Presidente, Primavera 1996).

12. 8.Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA), Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995, datos no publicados.

13. J.C. Merrill, K. Fox, S.R. Lewis, y G.E. Pulver, Cigarrillos, Alcohol, Mariguana: Puertas de Entradas al Uso de Drogas Ilícitas (New York, N.Y.: Centro sobre la Adicción el Abuso de Substancias de la Universidad de Columbia, 1994).

14. Lloyd Johnston, Estudio Monitoreando el Futuro - 1996, entregado a la imprenta (Ann Arbor, Mich.: Universitad de Michigan, Diciembre 1996).

15. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA), Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995.

16. Lloyd Johnston, Estudio Monitoreando el Futuro - 1996, comunicado de prensa.

17. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA) , Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995.

18. Lloyd Johnston, Estudio Monitoreando el Futuro - 1996, comunicado de prensa.

19. Idem.

20. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA) , Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995

21. Lloyd Johnston, Estudio Monitoreando el Futuro - 1996, comunicado de prensa.

22. Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Substancias (SAMHSA) , Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares Sobre el Abuso de drogas de 1995

23. Lloyd Johnston, Estudio Monitoreando el Futuro - 1996, comunicado de prensa.

24. Idem.

25. Dorothy P. Rice, Sander Kelman, Leonard S. Miller, y Sarah Dunmeyer, El Costo Económico de las Enfermedades Mentales y el Abuso del Alcohol y las Drogas: 1985, informe presentado a la Oficina de Política de Financiamiento y Cobertura del el Abuso del Alcohol y las Drogas y la Administración de Salud Mental (San Francisco, Calif.: Instituto de la Salud y el Envejecimiento, Universidad de California, Departmento de Salud y Servicios Humanos, 1990).

26. Administración de Servicios para la Salud Mental y el Abuso de Drogas, Estimaciones Preliminares de la Red de Alerta sobre el Abuso de Drogas, 1995, Estimaciones Preliminares de los Episodios Vinculados a las Drogas en los Departamentos de Emergencia, Avance del Informe Número 17 (Rockville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Humanos, Agosto 1996).

27. Centro Nacional de Estadísticas de Salud, Alcohol y Drogas: Avance del Informe sobre Estadísticas Finales de la Mortalidad 1989, Informe Mensual de Estadísticas Vitales, Vol. 40, No. 8, Suplemento 2 (Hyattsville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Humanos, 1992).

28. Centros de Prevención y Control de Enfermedades, Informe Mensual de Estadísticas Vitales, Avance del Informe sobre Estadístias Finales de la Mortalidad, 1989, Vol. 45, No.3., Suplemento 2 (Hyattsville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Humanos, 30 de septiembre de 1996).

29. Centros de Prevención y Control de Enfermedades, Tendencias del VIH y el SIDA, Avance en la Prevención, (Hyattsville, Md.: Centro Nacional de Estadísticas de Salud, 1996).

30. Red de Alerta sobre el Abuso de Drogas,1994, Serie de Estadísticas, Serie 1, No. 14-B, Annual Medical Examiner.

31. Administración de Servicios para la Salud Mental y el Abuso de Drogas, Estimaciones Preliminares de la Red de Alerta sobre el Abuso de Drogas, 1995, Estimaciones Preliminares de los Episodios Vinculados a las Drogas en los Departamentos de Emergencia, Avance del Informe Número 17.

32. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, 1992-93 Encuesta Nacional sobre la Salud y el Embarazo: Uso de Drogas entre Mujeres que Dan a luz Niños Vivos, (Rockville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Humanos, 1996).

33. Idem.

34. L. Schrager, J. Joyce, y L. Cawthon, Abuso de Substancia, Tratamiento, Resultados en el Nacimiento para las Mujeres Embarazadas y en la etapa del Postparto del estado de Washington, (Olympia, Wash.: Estado de Washington, Departmento Social y de Servicios Sociales, 1995).

35. Oficina sobre la Salud y el Cigarrillo, Previniendo el uso de Tabaco entre los Jóvenes, Un Informe del Cirujano General, (Rockville, Md.: Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades, Departmento de Salud y Servicios Humanos, Julio 1994).

36. Administración de Servicios de Salud Mentad y el Abuso de Substancias, Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares sobre el Abuso de Drogas de 1995.

37. Sociedad Norteamericana del Cáncer, Datos sobre la Niñez y el Uso de Tabaco (Atlanta, Ga.: Sociedad norteamericana del Cáncer, 1997).

38. J.M. McGinnis y W.H. Foege, "Causas Actuales de la Muerte en los Estados Unidos," Revista de la Asociación Medica Norteamericana, Vol. 270, No. 18, (Chicago, Ill.: 1993), pag. 2207-2212.

39. Centro para la Prevención del Abuso de Substancias (CSAP), Programa de Prevención del uso Alcohol entre los Adolescentes (Rockville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Humanos, 1996).

40. Administración para la Seguridad del Tráfico en las Carreteras Nacionales, Sistema de Informe de los Accidentes Fatales (Washington, D.C.: Departmento de Transporte, Julio 1996).

41. Centro para la Prevención del Abuso de Substancias (CSAP), Programa de Prevención del uso Alcohol entre los Adolescentes.

42. J.C. Merrill, K. Fox, S.R. Lewis, y G.E. Pulver, Cigarrillos, Alcohol, Mariguana: Puertas de Entrada al Uso de Drogas Ilícitas.

43. Administración de Servicios de Salud Mentad y el Abuso de Substancias, Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares sobre el Abuso de Drogas de 1995.

44. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), Investigación sobre las Drogas y el Sitio de Trabajo: INAD Cápsula 24 (Rockville, Md.: Departmento de Salud y Servicios Huanos, 1990).

45. Buró Federal de Investigación, El Crimen en los Estados Unidos; 1995: Reportes Uniformes de la Criminalidad (Washington, D.C.: Departmento de Justicia, 1996).

46. Instituto Nacional de Justicia, Pronosticando el Uso de Drogas, Informe Anual sobre los Jóvenes y Adultos Arrestados, 1995.

47. Buró de Estadísticas Judiciales, Reos en las Cárceles y Prisiones a Mediados de 1996 (Washington, D.C.: Departmento de Justicia, Enero 1997).

48. Buró de Prisiones (Washington, D.C.: Departmento de Justicia), datos no publicados.

49. Buró de Estadísticas Judiciales, Poblaciones de los Centros Correccionales de los Estados Unidos, 1994, (Washington, D.C.: Departmento de Justicia, Junio 1996).

50. K. Maguire y A.L. Pastore, eds., Sourcebook of Criminal Justice Statistics 1995 (Washington, D.C.: Buró de Estadísticas Judiciales, Departmento de Justicia, 1996).

51. Buró de Estadísticas Judiciales, Comparando los Reos de las Prisiones Federales y Estatales, 1991 (Washington, D.C.: Departmento de Justicia, Septiembre 1994).

52. Idem.

53. Buró Federal de Investigación, El Crimen en los Estados Unidos; 1995: Informes Uniforme de la Criminalidad.

54. Internal Revenue Service, datos no publicados.

55. Inteligencia Nacional sobre Narcóticos del Comité de Consumidores, el Informe de INNCC de 1995: La Oferta de las Drogas Ilícitas en los Estados Unidos.

56. Idem.

57. Idem.

58. Idem.

59. Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas, Hoja de Datos:: Rohypnol (Rockville, Md.: Drugs and Crime Clearinghouse, Septiembre 1996).

60. Administración de Servicios de Salud Mentad y el Abuso de Substancias, Estimaciones Preliminares de la Encuesta Nacional de Hogares sobre el Abuso de Drogas de 1995.

61. Luntz Research Companies, Encuesta Nacional de las Actitudes Norteamericanas sobre el Abuso de Substancias II, Adolescentes y su Padres (Nueva York, N.Y.: Centro sobre la Adicción y el Abuso de Substancias, Septiembre, 1996).


Índice General | Carta del Presidente | Prólogo
I. Propósito y Naturaleza de la Estrategia | II. Perfil del Abuso de drogas en los Estados Unidos
III. Metas y Objetivos Estratégicos | IV. Un Enfoque Comprensivo
V. Recursos para Ejecutar la Estrategia | VI. Consultas