ONDCP logo

III. Metas y Objetivos Estratégicos


Se puede reducir las consecuencias adversas del uso de drogas disminuyendo la demanda de las drogas ilícitas o su disponibilidad. Sin embargo, ninguno de los dos enfoques es suficiente por sí solo.

Reducción de la Demanda

En un mundo perfecto, la eliminación de la demanda de substancias ilícitas eventualmente resolvería unilateralmente el problema de las drogas, aunque en el corto plazo siempre tendríamos el desafío de liberar a los drogadictos de las garras de la adicción. Sin una demanda desaparecería la motivación -- las ganancias -- de la comercialización de las drogas. Así mismo, desaparecerían los costos sociales y los efectos en la salud del abuso de las drogas. Algunos sectores de toda población continuarían consumiendo las drogas ilícitas para escapar de la realidad, experimentar placer, ceder a la presión de sus compañeros, y tener un incorrecto sentido de aventura, o para rebelarse contra la autoridad, entre otras razones autodestructivas. Para contrarrestar estas inclinaciones, las acciones de prevención deben prevenir el uso de drogas ilícitas, y enseñar a la población de que las consecuencias del uso de drogas ilícitas representan un precio muy elevado de ese comportamiento.

La educación sobre los peligros del abuso de las drogas debe estar dirigida a la población que más la necesita -- los jóvenes norteamericanos y sus mentores. Las investigaciones indican que si un joven se abstiene de consumir drogas ilícitas, alcohol, o tabaco hasta que tiene por lo menos veinte años, es casi seguro que el o ella evite el consumo de drogas ilícitas por el resto de su vida. Las encuestas indican que muchos niños se abstienen de usar drogas ilícitas porque un adulto a quien ellos respetan -- normalmente uno de sus padres pero a menudo un maestro, entrenador, o un líder religioso o de su comunidad -- los convence que el uso de drogas es sumamente peligroso. Por el contrario, los estudios demuestran que los niños que usan drogas frecuentemente no tienen un adulto que los guíe debidamente.

Cuando están informados debidamente, la mayoría de los norteamericanos toman decisiones acertadas. El desafío consiste en que nuestros ciudadanos entiendas que las drogas ilícitas son sumamente dañinas tanto para el individuo como para la sociedad. Todos nosotros debemos reconocer que el uso de drogas limita el potencial humano. Tenemos que demostrar de manera convincente que las consecuencias negativas del abuso de drogas sobrepasan cualquier beneficio que se pueda percibir.

Debemos ampliar los programas de prevención del uso de drogas y de tratamiento de los individuos atrapados en las garras de la dependencia. A la medida que promovemos los ambientes libres de drogas -- en las escuelas, los sitios de trabajo, y las comunidades -- se reducirán las consecuencias devastadoras inducidas por las drogas. Con los 3.6 millones de norteamericanos atrapados en las garras de la drogadicción, hemos asumido el compromiso de brindarles oportunidades para que superen la dependencia. Su rehabilitación efectiva conlleva enormes beneficios sociales, económicos y de salud. Independientemente de si las personas con problemas de drogadicción sean o no nuestros familiares, vecinos, compañeros de trabajo, personas sin hogares, o reos, debemos ayudarles a liberarse de las drogas para que puedan disfrutar la vida plenamente y sean productivos.

Reducción de la Oferta

Como es posible que persista una demanda permanente aunque variable de drogas ilícitas, debemos reducir la oferta de las drogas disponibles. La historia demuestra que a medida que hay abundancia de drogas se incrementa su uso. Por el contrario, en cuanto menor es la disponibilidad de drogas menos personas las usan. Por consiguiente, debemos de eliminar la oferta de drogas a nuestros ciudadanos. Se puede disminuir la disponibilidad de las drogas golpeando cada vínculo de la cadena, desde el cultivo, hasta la producción y el tráfico. Se tiene que encarar el cultivo de drogas tanto a lo interno como en el exterior. Se tienen que interceptar las drogas mientras están en transito. Se tiene que impedir el desvío de los precursores químicos. Se tiene que seguir la pista a las ganancias ilícitas hasta llegar a su fuente y, de ser posible, embargarlas. Se deben quebrar a las organizaciones traficantes de drogas. Como el tráfico de drogas es una empresa orientada fundamentalmente a las ganancias, si se ataca la economía en cada aspecto de la industria de drogas ilícitas, se puede encontrar la forma de reducir la disponibilidad de drogas. La interdicción debe continuar siendo un componente vital del esfuerzo balanceado para reducir la oferta. Un esfuerzo de interdicción efectivo requiere operaciones flexibles que se fundamentan en los informes de inteligencia e información detallados. La cooperación bilateral, multilateral, regional, e internacional es vital para el éxito de toda campaña de interdicción.

Para reducir la disponibilidad de las drogas es esencial continuar desarrollando protocolos encaminados a poner en vigor leyes antidroga, y organizaciones capaces de moverse efectivamente contra las sofisticadas organizaciones de narcotraficantes. En la lucha contra las organizaciones criminales internacionales son muy importantes los acuerdos bilaterales y multilaterales así como la cooperación de los organismos regionales. Nuestros blancos deben ser las organizaciones nacionales e internacionales responsables de la mayor parte del tráfico de drogas. Debemos impedir la introducción de drogas ilícitas en los Estados Unidos protegiendo nuestras fronteras y nuestros puertos de entrada, unilateralmente cuando sea necesario y multilateralmente cuando sea posible.

Así mismo, nuestras actividades mas allá de las fronteras norteamericanas deben reconocer que la demanda de drogas ilícitas de cualquier parte sostiene la oferta global y el narcotráfico los cuales difícilmente pueden ser eliminados en un país. Por tal motivo, y en cumplimiento con nuestras obligaciones establecidas en los tratados internacionales para el control de las drogas, nuestra cooperación con otros países incluye el intercambio de información, experiencia, y asistencia para reducir el consumo de drogas ilícitas en otros países.

Al mismo tiempo que tratamos de reducir la disponibilidad de drogas, debemos respetar las leyes y la soberanía de nuestros socios. Nuestro objetivo debe consistir en limitar las actividades de las organizaciones criminales de narcotraficantes en todos los aspectos de la comercialización de la droga y progresivamente sacarlos del mercado. Ningún aspecto de sus operaciones debe ser inmune a nuestros esfuerzos por contrarrestarlas.

Estructura Organizativa

Para que las iniciativas sobre la oferta y la demanda sean efectivas deben apoyare en estructuras organizativas adecuadas (incluyendo estrategias completas, coordinadas y basadas en la comunidad) y en la coordinación (federal, estatal, y local.) La información sobre la que se basan las decisiones de la política antidroga debe estar a la disposición de las agencias responsables del control de las drogas. Las iniciativas deben de apoyarse en las investigaciones en las tecnologías aplicadas que emerjan. Algunas operaciones específicas tienen que apoyarse en una buena inteligencia que anticipa los esfuerzos de los narcotraficantes y permite su enjuiciamiento criminal.

Somos una gran nación con una gran capacidad de innovaciones organizativas y un compromiso dirigido hacia las iniciativas encaminadas a resolver los problemas en forma integrada y sistemática. Sin embargo, nos encontramos frente a elementos despiadados que amenazan con socavar nuestra fibra social y dañar a nuestros ciudadanos. Con programas creativos, bien pensados, y ejecutados enérgicamente, podemos superar virtualmente cualquier desafío.

La drogadicción es insidiosa. Las organizaciones criminales de narcotraficantes son sofisticadas, decididas e indiferentes las consecuencias negativas que su mercancía acarrean a nuestras comunidades. Pero podemos derrotar a los narcotraficantes con nuestros esfuerzos integrados encaminados a rescatar a nuestros ciudadanos de las garras de la drogadicción.

Metas y Objetivos

Las siguientes metas y objetivos establecen el marco para las agencias nacionales responsables del control de las drogas. Están encaminadas a orientar las actividades integradas y los presupuestos de todos las entidades gubernamentales y las organizaciones privadas comprometidas, de acuerdo a sus actas constitutivas o por inclinación, con la reducción del uso de drogas y sus consecuencias en los Estados Unidos. En el largo plazo, estas metas deberían mantenerse relativamente constante.

Los objetivos que las acompañan permiten medir el progreso y pueden ser modificados a medida que se alcanza el éxito o surgen nuevos desafíos.

META 1. EDUCAR Y CAPACITAR A LOS JOVENES NORTEAMERICANOS PARA QUE REJECTEN EL CONSUMO DE DROGAS, ALCOHOL Y TABACO.

Objetivo 1. Educar a los padres de familia u otras personas que tienen la responsabilidad de educar a los niños -- maestros, entrenadores, clérigo, profesionales de la salud, líderes comunales y empresarios -- para que ayuden a los jóvenes a rechazar el consumo de drogas ilícitas y alcohol antes de alcanzar la mayoría de edad.

Racionamiento. La familia, y las comunidades que la apoyan, forman los valores, actitudes, y el comportamiento de los jóvenes. Los programas de prevención del uso del alcohol, el tabaco y las drogas dirigidos a los jóvenes tiene mayor éxito cuando cuentan con la participación de los padres y otros adultos responsables del bienestar de los jóvenes. A los adultos que tienen la responsabilidad de educar a los jóvenes sobre las consecuencias potenciales del uso de drogas, debemos proporcionarles la información y los recursos que necesitan.

Objetivo 2. Llevar a cabo un vigoroso programa de publicidad y de comunicación acerca de los peligros asociados al uso de drogas, alcohol y tabaco en la juventud.

Racionamiento. Los mensajes antidroga lanzados a través de medios de comunicación múltiples han demostrado ser muy efectivos para elevar el nivel de conocimiento sobre las drogas y cambiar las actitudes sobre las mismas. En los últimos seis años ha habido una tendencia a disminuir la percepción de los riesgos asociados al uso de drogas entre los jóvenes que está relacionado con la disminución de la frecuencia con que se anuncian los servicios públicos. Se debe fortalecer la publicidad antidroga del sector privado y las organizaciones sin fines de lucro por medio de campañas financiadas por el gobierno para cambiar las actitudes de los jóvenes sobre el alcohol, el tabaco, y las drogas.

Objetivo 3. Promover políticas dirigidas a los jóvenes de cero tolerancia con respecto al uso de drogas ilícitas, alcohol, y tabaco en la familia, la escuela, el sitio de trabajo, y la comunidad.

Racionamiento. Las probabilidades de que los niños usen drogas y substancias ilícitas son menores si dicha actividad es prohibida por toda la sociedad. Las escuelas, los sitios de trabajo, los deportes, y las comunidades ya han demostrado la capacidad y voluntad de reducir los niveles de consumo de drogas. Debemos ampliar estos éxitos a través de un esfuerzo concertado que involucre a múltiples sectores de la comunidad a trabajar juntos en la ejecución de programas estratégicos bien enfocados.

Objetivo 4. Brindar a los niños del décimo al doceavo grado programas de prevención del uso de alcohol, tabaco, y drogas y políticas que han sido probadas y evaluadas y que se fundamentan en prácticas y procedimientos razonables.

Racionamiento. Las escuelas juegan un papel crítico en motivar a los niños a abstenerse de consumir alcohol, tabaco, y drogas. La educación antidroga debe alcanzar a un número cada ver mayor de jóvenes, retrasar la edad en que empiezan a consumirlas, y convencer a los jóvenes que usan substancias ilícitas para que dejen de hacerlo.

Objetivo 5. Apoyar a los padres y mentores adultos para que estimulen a los jóvenes a llevar estilos de vidas positivos y sanos, modelando comportamientos que puedan ser emulados por los jóvenes.

Racionamiento. Los niños escuchan mas a los adultos que conocen y aman. Los programas de apoyo a los mentores contribuyen a la creación de lazos respetuosos entre el adulto y el niño que pueden ayudar a los jóvenes a resistir la falsa seducción de las drogas.

Objetivo 6. Promover y apoyar el desarrollo de coaliciones y programas en la comunidad para prevenir la drogadicción y el consumo de alcohol y tabaco por los menores de edad.

Racionamiento. Las comunidades son lugares donde lógicamente se forman coaliciones publico-privadas que pueden influenciar la actitudes de los jóvenes sobre el consumo de drogas, tabaco, y alcohol. Existen ya mas de 4,300 coaliciones que están uniendo los esfuerzos de múltiples sectores de las comunidades (v. gr. negocios, instituciones de la justicia criminal, organizaciones cívicas, comunidades religiosas, medios de comunicaciones, médicos, policías, escuelas y universidades) y han elaborado estrategias comprensivas e inclusive educativas, de tratamiento y cuidado posterior y para el cumplimiento de la ley.

Objetivo 7. Crear una sociedad con los medios de comunicación, la industria del entretenimiento, y las organizaciones de deportes profesionales para impedir la glamorización de las drogas ilícitas y el uso del alcohol y tabaco por la juventud.

Racionamiento. Para desalentar el uso de drogas es necesario lanzar en forma consistente mensajes antidroga a toda la sociedad. Los medios de comunicación, la industria del entretenimiento y los atletas profesionales pueden proporcionar modelos positivos que refuercen los esfuerzos de prevención, proporcionando información fidedigna sobre los beneficios de abstenerse de consumir drogas.

Objetivo 8. Apoyar y diseminar las investigaciones científicas y la información sobre las consecuencias de legalizar las drogas.

Racionamiento. La política antidroga debe basarse en la ciencia y no en la ideología. El pueblo norteamericano debe comprender que desde el punto de vista de la salud pública, tiene mucho sentido regular la venta y consumo de drogas peligrosas.

Objetivo 9. Desarrollar y poner en marcha una serie de principios en los que deben sustentarse los programas de prevención.

Racionamiento. Las necesidades educativas y emocionales de los jóvenes varían con la edad, la presencia de factores específicos de riesgo, de comunidad en comunidad, a medida que una nueva generación de jóvenes llega a la adolescencia y surgen nuevos desafíos respecto a las drogas. El desarrollo y la puesta en marcha de principios nacionales basados en la investigación pueden contribuir a incrementar la efectividad de los programas de prevención actualmente en ejecución.

Objetivo 10. Apoyar y enfatizar la investigación, incluyendo el desarrollo de información científica, para los programas de prevención del uso de drogas, alcohol, y tabaco dirigidos a la juventud norteamericana.

Racionamiento. Los programas de prevención deben estar basados en aquello que se ha demostrado su efectividad que es efectivo. Debemos influenciar positivamente las actitudes y acciones de los jóvenes y compartir con otras organizaciones involucradas las técnicas con que lo logáramos.

META 2. INCREMENTAR LA SEGURIDAD DE LOS CIUDADANOS NORTEAMERICANOS REDUCIENDO CONSIDERABLEMENTE EL CRIMEN Y LA VIOLENCIA VINCULADOS A LAS DROGAS.

Objetivo 1. Aumentar la efectividad de las agencias responsables del mantenimiento del orden público -- incluyendo las fuerzas de tarea antidroga federales, estatales, y locales -- a fin de combatir la violencia vinculada a las drogas, quebrar las organizaciones criminales, y arrestar a los líderes de los carteles de narcotraficantes.

Racionamiento. Se puede reforzar el desmantelamiento de las organizaciones de narcotraficantes con el enfoque de fuerza de tarea. Las organizaciones criminales explotan las divisiones jurisdiccionales y actúan al margen de las agencias responsables del orden público. Promoviendo la cooperación entre las agencias y facilitando las operaciones interjurisdiccionales, se puede aumentar la efectividad de las agencias de orden público.

Objetivo 2. Mejorar la capacidad de las Áreas con Alta Intensidad de Narcotráfico (HIDTA) de contrarrestar el narcotráfico.

Racionamiento. Algunas áreas necesitan asistencia especial cuando el narcotráfico es tan intenso que impone tremendos desafíos para las agencias de orden público. Reforzando con recursos federales la respuesta federal, estatal, y local conjunta se puede reducir los crímenes vinculados a las drogas.

Objetivo 3. Ayudar a las agencias de orden público a interrumpir el lavado de dinero y embargar los activos de los criminales.

Racionamiento. Convirtiendo en blanco los activos de los criminales se puede eliminar la rentabilidad del tráfico de drogas ilegales. Los esfuerzos de las agencias de orden público son mas efectivos cuando están apoyados por regulaciones contra el lavado de dinero y de apoyo al sector financiero (bancos, casas de corretaje, y otras instituciones financieras) así como por protocolos internacionales que convierten en un crimen el movimiento y lavado de la ganancias de las drogas.

Objetivo 4. Desarrollar, refinar, y poner en marcha programas de rehabilitación efectivos -- incluyendo las sanciones escalonadas, liberación supervisada, y el tratamiento para los delincuentes con drogadicción y personas enjuiciadas -- en todas las etapas del sistema de justicia criminal.

Racionamiento. La mayoría de los personas con serios problemas de drogadicción tienen contactos con el sistema de justicia criminal cada año. Este intercambio proporciona una oportunidad para motivar a los drogadictos a que dejen de usar drogas.

Objetivo 5. Romper el ciclo del abuso de drogas y el crimen.

Racionamiento. Nuestra nación tiene la obligación de asistir a todas aquellas personas que están bajo el sistema de justicia criminal a que dejen y eliminen el consumo de drogas. Los niveles de reincidencia son menores entre los reos los reos que reciben tratamiento. Las cortes por el uso de drogas y otros programas de tratamiento dentro del sistema de justicia criminal ya están demostrando su efectividad. Reduciendo el consumo y la adicción a las drogas entre las personas que están bajo en el, o saliendo del, sistema de justicia criminal, se puede reducir el crimen.

Objetivo 6. Apoyar y enfatizar la investigación, incluyendo el desarrollo de información científica, para informar a las agencias de orden público, fiscalías, cárceles, y agencias que brindan tratamiento a los delincuentes que usan drogas ilegales.

Racionamiento. Los programas de las agencias de orden público y la policía deben estar al tanto de la investigación actualizada. Cuando se logra el éxito en una comunidad o ciudad, debe ser analizados rápida y someramente a fin de conocer las lecciones aprendidas y aplicarlas en otro sitio.

META 3. REDUCIR AL PUBLICO EL COSTO SOCIAL Y DE SALUD DEL USO DE DROGAS.

Objetivo 1. Apoyar y promover los tratamientos eficientes, efectivos y accesibles contra la drogadicción asegurando el desarrollo de un sistema que responda a las tendencias que emerjan en el abuso de las drogas.

Racionamiento. Los ciudadanos norteamericanos y la sociedad en general se debilitan con el abuso de las drogas. Las enfermedades, las familias disfuncionales, y la reducción de la productividad son costosas consecuencias de la drogadicción. Un tratamiento antidroga efectivo y sumamente accesible es un método acertado y eficiente en cuanto al costo, de reducir los costos sociales y para salud de las drogas ilícitas.

Objetivo 2. Reducir los problemas de salud vinculados a las drogas, poniendo énfasis en particular en las enfermedades infecciosas.

Racionamiento. Los usuarios de drogas, particularmente aquellos que se inyectan drogas ilícitas, ponen en riesgo su vida y la de sus consortes. Por consiguiente, los usuarios de drogas y sus compañeros tienen niveles elevados de enfermedades infecciosas tales como el VIH/SIDA, hepatitis, sífilis, gonorrea, y tuberculosis.

Objetivo 3. Promover la adopción de programas nacionales de sitios de trabajos libres de drogas que ponen énfasis en las pruebas para detectar el uso de drogas como un componente clave de los programas comprensivos que incluyen la educación, prevención, e intervención.

Racionamiento. El setenta y uno por ciento de los usuarios actuales de drogas ilícitas tienen dieciocho años o mas y están empleados. Los usuarios de drogas reducen la productividad en los sitios de trabajo. El sitio de trabajo es uno de los lugares donde se pueden ampliar los programas de de pruebas por el uso de drogas, educación, prevención, y tratamiento ya que se pueden alcanzar a la mayoría de los usuarios de drogas y es ahí donde se pueden sentir directamente las consecuencias del uso de drogas.

Objetivo 4. Apoyar y promover la educación, entrenamiento, y la entrega de credenciales a los profesionales que trabajan con personas que abusan las substancias.

Racionamiento. Muchas de los proveedores de tratamiento por el uso de drogas que tienen sus bases en la comunidad no tienen actualmente un certificado profesional. El compromiso y la experiencia de estos trabajadores debe ser reflejado en un sistema de acreditación que reconoce la efectividad aun cuando los estándares profesionales y educacionales apenas están en proceso de elaboración y ejecución.

Objetivo 5. Apoyar la investigación dirigida a desarrollar medicamentos y protocolos de tratamiento para prevenir y reducir la dependencia y el consumo de drogas.

Racionamiento. A medida que comprendemos mejor la neurobiología de la drogadicción tendremos una mejor capacidad de diseñar la intervención. La fármaco terapia puede ser efectiva contra la cocaína, la metanfetamina, y otras drogas que causan adicción. La investigación y la evaluación pueden ampliar las opciones en relación a los tratamientos que actualmente incluyen la desintoxificación, el consejo, la psicoterapia, y la participación en grupos de autoayuda.

Objetivo 6. Apoyar y enfatizar la investigación y la tecnología, incluyendo la adquisición y análisis de datos científicos, para reducir los costos sociales y de salud del uso de drogas ilícitas.

Racionamiento. Los esfuerzos para reducir los costos del abuso de droga deben basarse en la información científica. Por consiguiente, a los líderes nacionales, estatales, y locales se les debe proporción información veraz y efectiva acerca de la efectividad de los programas de tratamiento.

META 4: PROTEGER EL AIRE, TIERRA, Y FRONTERAS MARÍTIMAS DE LOS ESTADOS UNIDOS CONTRA LA AMENAZA DE LAS DROGAS.

Objetivo 1. Realizar operaciones flexibles para detectar, interrumpir, impedir, y decomisar las drogas ilegales en tránsito hacia los Estados Unidos y en las fronteras norteamericanas.

Racionamiento. Nuestra capacidad de interceptar las drogas ilegales está siendo desafiada por el volumen del tráfico de drogas y la facilidad con que los narcotraficantes han cambiados las rutas y modos de transporte. Los esfuerzos para interrumpir el flujo de las drogas deben estar apoyados por una inteligencia oportuna, con capacidad de prevención, que está bien coordinada, y con capacidad para responder al cambio de patrones del narcotráfico.

Objetivo 2. Mejorar la coordinación y efectividad de los programas norteamericanos antidroga poniendo un énfasis particular en la frontera suroeste, Puerto Rico, y las Islas Vírgenes.

Racionamiento. En los últimos años se ha experimentado una fuerte incidencia del flujo de drogas ilegales a través de la frontera suroeste, en aguas contiguas, y desde Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Debemos enfocar nuestros esfuerzos hacia estos lugares -- sin olvidar otros sitios de entrada -- mejorando las operaciones guiadas por la inteligencia y la información que nos permiten interceptar las drogas de manera efectiva, mantener la iniciativa, y poner fin a la penetración de drogas en los Estados Unidos.

Objetivo 3. Mejorar la cooperación bilateral y regional con México y otros países de la zona de tránsito de la cocaína y heroína para reducir el flujo de drogas ilegales hacia los Estados Unidos.

Racionamiento. México -- una zona de tránsito de la cocaína y la heroína y un país de origen de la heroína, metanfetamina, y mariguana -- es clave para reducir el flujo de drogas hacia los Estados Unidos. De igual manera, lo son las naciones isleñas del Caribe. Entre mas operaciones y acuerdos de cooperación logremos alcanzar con estos países para afianzar el dominio de la ley, estaremos en mejores condiciones para controlar el flujo de drogas ilegales. Los intereses comunes están mejor servidos con compromisos mutuos de reducir el tráfico de drogas.

Objetivo 4. Apoyar y enfatizar la investigación y la tecnología -- incluyendo el desarrollo de información y datos científicos -- para detectar, interrumpir, impedir, y decomisar las drogas ilegales en tránsito hacia los Estados Unidos y en las fronteras norteamericanas.

Racionamiento. La investigación científica y la tecnología aplicada nos ofrecen facilidades considerables de interceptar el flujo de drogas ilegales. Cuanto mas eficiente y confiable sean nuestras capacidades de detención, monitoreo, y registros, estaremos en mejores condiciones de hacer retroceder o decomisar las drogas ilegales. Debemos desarrollar investigaciones y tecnologías aplicadas con miras a derrotar sistemáticamente los esfuerzos del narcotráfico.

META 5: QUEBRAR LAS FUENTES INTERNAS Y EXTERNAS DE LA OFERTA DE DROGAS.

Objetivo 1. Producir una reducción neta en el nivel mundial de cultivo de coca, amapola, y mariguana y en la producción de otras drogas ilegales, particularmente la metanfetamina.

Racionamiento. Para que los esfuerzos por reducir la oferta tengan éxito es clave obtener el control del cultivo y producción de drogas ilegales. El suministro de cocaína y heroína puede ser golpeado fácilmente durante su cultivo y producción. Estos cultivos requieren una gran fuerza laboral que trabaja en campos fácilmente identificables de coca y amapola; la producción, en cambio, requiere un gran volumen de precursores químicos.

Objetivo 2. Destruir y desmantelar las principales organizaciones internacionales de narcotraficantes y arrestar, enjuiciar, y encarcelar a sus dirigentes.

Racionamiento. Las grandes organizaciones internacionales de narcotráfico son responsable de la mayoría del narcotráfico. Estas organizaciones también son una amenaza para las instituciones democráticas. Sus recursos financieros pueden corromper todos los sectores de la sociedad. Quebrándolas les podemos negar las economías de escala que les ha permitido tener tanto éxito. Así mismo, podemos reducir los efectos dañinos que los crímenes vinculados a las drogas y otros crímenes transnacionales causan a nuestras instituciones y las de otros países y sociedades.

Objetivos 3. Apoyar y complementar los esfuerzos de los países de origen y fortalecer la voluntad política y la capacidad de esos países de controlar las drogas.

Racionamiento. El éxito de los esfuerzos internacionales para controlar las drogas dependes de las acciones de los principales países productores y traficantes de las drogas. Los Estados Unidos debe continuar brindando asistencia a los países como México, Perú, y Tailandia que demuestran tener la voluntad política para atacar la producción y tráfico de drogas ilegales. Debemos fomentar la voluntad política y la capacidad institucional para reducir el cultivo y producción, y tráfico de drogas en todos aquellos países en que hay evidencias del mismo.

Objetivo 4. Desarrollar y apoyar las iniciativas bilaterales, regionales y multilaterales y movilizar los esfuerzos internacionales de organización contra todos los aspectos de la producción, tráfico, y abuso de drogas ilegales.

Racionamiento. La producción, tráfico, y el abuso de drogas no es sólo un problema de los Estados Unidos. El látigo de las drogas ilegales daña de la misma manera las instituciones sociales, políticas y económicas de los países desarrollados y como las de los países en desarrollo. Los Estados Unidos debe continuar proporcionando liderazgo y asistencia para pueda formar un consenso internacional en contra de las drogas. A los Estados Unidos les interesa estimular a otras naciones para que adopten una posición contra de la amenaza de las drogas ilícitas.

Objetivo 5. Promover políticas y leyes internacionales que impidan el lavado de dinero y faciliten las investigaciones sobre el lavado de dinero y el decomiso de los activos respectivos.

Racionamiento. Los narcotraficantes dependen del sistema financiero internacional para lavar las ganancias de las drogas ilegales para invertirlas en empresas legales. Se puede poner fin al lavado de dinero por medio de controles financieros y monetarios, la adopción de estándares internacionales, y la cooperación en las investigaciones.

Objetivo 6. Apoyar y enfatizar la investigación y la tecnología, incluyendo el desarrollo de datos científicos para reducir la oferta de drogas ilegales a nivel mundial.

Racionamiento. La investigación debe estar encaminada a desarrollar los métodos mas efectivos y confiables, desde el punto de vista ambiental, para eliminar las cosechas y poner a trabajar a las personas que cultivan las drogas en labores legales. También tenemos que mejorar los métodos con que se mide la producción mundial de drogas ilícitas. La tecnología puede ser utilizada para detectar y monitorear los embarques de drogas e impedir el desvío de los precursores químicos.

Medidas de Efectividad

En esta estrategia se adopta un enfoque de largo plazo para resolver el problema de las drogas en la nación. Si queremos garantizar el progreso, es necesario medir los logros a medida que se alcanzan. Por tal motivo, la Oficina de la Política Nacional para el Control de las Drogas (ONDCP) y las agencias para el control de las drogas están estableciendo un sistema para medir el desempeño nacional y el progreso de los principales programas antidroga que apoyan la Estrategia Nacional para el Control de las Drogas, proporcionar la retroalimentación necesaria para el refinamiento estratégico y la gestión del sistema, y para asistir a la Administración en la asignación de recursos.

El establecimiento del sistema de medición para monitorear los mas de $15 mil millones de dólares de los programas que conforman las actividades contra las drogas en todos los Estados Unidos y alrededor del mundo es una gran tarea que puede tomar varios años ponerla en marcha. Pero ya ha comenzado. La Oficina de la Política Nacional para el Control de las Drogas ha establecido una nueva oficina de evaluación de programas que supervisara el diseño y puesta en marcha del nuevo sistema. La Oficina ha desarrollado una arquitectura para evaluar el desempeño de las actividades nacionales contra las droga y ha iniciados esfuerzos para recopilar, analizar, e informar anualmente el desempeño de los principales programas. En concertación con las agencias participantes, la Oficina de la Política Nacional para el Control de las Drogas diseñará este año fiscal una serie de objetivos y medidas que deben ser revisadas por el congreso. A partir de esa fecha, cada año la Administración ajustara las metas y medidas del desempeño y hará los ajustes necesarios a los sistemas de comunicación e información.

Los sistemas de medición deben ser dinámicos, flexibles, y capaces de responder a medida que la amenaza de las drogas cambia y mejoran nuestros conocimientos sobre como medir las actividades antidroga. Aunque ninguna medida puede determinar en forma conclusiva el progreso alcanzado, el sistema de medición en su conjunto, dará que las personas responsables de diseñar la política y los gestores una mejor idea de los programas que son efectivos y los que no lo son. Por consiguiente, servirá para guiar los ajustes que se le hagan a la estrategia a medida que cambian las condiciones, se llenan las expectativas, o se nota el fracaso.


METAS Y OBJETIVOS ESTRATÉGICOS DE LA ESTRATEGIA NACIONAL PARA EL CONTROL DE LAS DROGAS: 1997

Meta 1. Educar Y Capacitar A Los Jovenes Norteamericanos Para Que Rejecten El Consumo De Drogas, Alcohol Y Tabaco.

Objetivo 1. Educar a los padres de familia u otras personas responsables de la educación de los niños -- maestros, entrenadores, clérigo, profesionales de la salud, líderes comunales y empresarios -- para que ayuden a los jóvenes a rechazar el consumo las drogas ilícitas y a ingerir alcohol antes de alcanzar la mayoría de edad.

Objetivo 2. Llevar a cabo un vigoroso programa de propaganda y educación acerca de los peligros asociados al uso de drogas, alcohol y tabaco entre la juventud.

Objetivo 3. Promover políticas dirigidas a los jóvenes de cero tolerancia con respecto al uso de drogas ilícitas, alcohol, y tabaco en la familia, la escuela, el sitio de trabajo, y la comunidad.

Objetivo 4. Brindar a los niños del décimo al doceavo grado programas de prevención del uso de alcohol, tabaco, y drogas y políticas que han sido probadas y evaluadas y se fundamentan en prácticas y procedimientos razonables.

Objetivo 5. Apoyar a los padres y mentores adultos para que estimulen a los jóvenes a llevar estilos de vidas positivos y sanos modelando comportamientos que puedan ser emulados por los jóvenes.

Objetivo 6. Promover y apoyar el desarrollo de coaliciones y programas en la comunidad para prevenir la drogadicción y el consumo de alcohol y tabaco por los menores de edad.

Objetivo 7. Crear una sociedad con los medios de comunicación, la industria del entretenimiento, y las organizaciones de deportes profesionales para impedir la glamorización de las drogas ilícitas y el uso del alcohol y tabaco por la juventud.

Objetivo 8. Apoyar y diseminar las investigaciones científicas y la información acerca de las consecuencias de legalizar las drogas.

Objetivo 9. Desarrollar y poner en marcha una serie de principios en los que deben sustentarse los cuales deben fundamentar los programas de prevención.

Objetivo 10. Apoyar y enfatizar la investigación, incluyendo el desarrollo de información científica, para informar a los programas de prevención del uso de drogas, alcohol, y tabaco dirigidos a la juventud norteamericana.

Meta 2. Incrementar la seguridad de los ciudadanos norteamericanos reduciendo considerablemente el crimen y la violencia vinculados a las drogas.

Objetivo 1. Aumentar la efectividad de las agencias responsables del mantenimiento del orden público -- incluyendo las fuerzas de tarea antidroga federales, estatales, y locales -- a fin de combatir la violencia vinculada a las drogas, quebrar las organizaciones criminales, y arrestar los líderes de los carteles ilegales de narcotraficantes.

Objetivo 2. Mejorar la habilidad de las Áreas con Alta Intensidad de Narcotráfico (HIDTA) para contrarrestar el narcotráfico.

Objetivo 3. Ayudar a las agencias de orden público a interrumpir el lavado de dinero y embargar los activos de los criminales.

Objetivo 4. Desarrollar, refinar, y poner en marcha programas de rehabilitación efectivos -- incluyendo las sanciones escalonadas, liberación supervisada, y el tratamiento para los delincuentes con drogadicción y personas enjuiciadas -- en todas las etapas del sistema de justicia criminal.

Objetivo 5. Romper el ciclo del abuso de drogas y el crimen.

Objetivo 6. Apoyar y enfatizar la investigación, incluyendo el desarrollo de información científica, para informar a las agencias de orden público, fiscalías, cárceles, y agencias de tratamiento de los delincuentes que usan drogas ilegales.

Meta 3. Reducir el costo social y en términos de la salud que el publico paga por el uso de drogas

Objetivo 1. Apoyar y promover los tratamientos eficientes, efectivos y accesibles contra la drogadicción asegurando el desarrollo de un sistema que responda a las tendencias que emerjan en el abuso de las drogas.

Objetivo 2. Reducir los problemas de salud vinculados a las drogas, poniendo énfasis en particular en las enfermedades infecciosas.

Objetivo 3. Promover la adopción de programas nacionales de sitios de trabajos libres de drogas que hacen hincapié en las pruebas para detectar el uso de drogas como un componente clave de los programas comprensivos que incluyen educación, prevención, e intervención.

Objetivo 4. Apoyar y promover la educación, entrenamiento, y la entrega de credenciales a los profesionales que trabajan con personas que abusan las substancias.

Objetivo 5. Apoyar la investigación dirigida a desarrollar medicamentos y protocolos de tratamiento para prevenir y reducir la dependencia y el consumo de drogas.

Objetivo 6. Apoyar y enfatizar la investigación y la tecnología, incluyendo la adquisición y análisis de datos científicos, para reducir los costos sociales y de salud del uso de drogas ilícitas.

Meta 4: Proteger el aire, tierra, y fronteras marítimas de los Estados Unidos contra la amenaza de las drogas

Objetivo 1. Realizar operaciones flexibles para detectar, interrumpir, impedir, y decomisar las drogas ilegales en tránsito hacia los Estados Unidos y en las fronteras norteamericanas.

Objetivo 2. Mejorar la coordinación y efectividad de los programas norteamericanos antidroga poniendo un énfasis particular en la frontera suroeste, Puerto Rico, y las Islas Vírgenes.

Objetivo 3. Mejorar la cooperación bilateral y regional con México y otros países de la zona de tránsito de la cocaína y heroína para reducir el flujo de drogas ilegales hacia los Estados Unidos.

Objetivo 4. Apoyar y enfatizar la investigación y la tecnología -- incluyendo el desarrollo de información y datos científicos -- para detectar, interrumpir, impedir, y decomisar las drogas ilegales en tránsito hacia los Estados Unidos y en las fronteras norteamericana.

Meta 5: Quebrar las fuentes internas y externas de la oferta de drogas

Objetivo 1. Producir una reducción neta del nivel mundial de cultivo de coca, amapola, y mariguana y de la producción de otras drogas ilegales, particularmente la metanfetamina.

Objetivo 2. Destruir y desmantelar las principales organizaciones internacionales de narcotraficantes y arrestar, enjuiciar, y encarcelar a sus dirigentes.

Objetivos 3. Apoyar y complementar los esfuerzos de los países de origen y fortalecer la voluntad política y la capacidad de los países de origen para controlar las drogas.

Objetivo 4. Desarrollar y apoyar las iniciativas bilaterales, regionales y multilaterales y movilizar los esfuerzos internacionales de organización contra todos los aspectos de la producción, tráfico, y abuso de drogas ilegales.

Objetivo 5. Promover políticas y leyes internacionales que impidan el lavado de dinero y faciliten las investigaciones sobre el lavado de dinero y el decomiso de los activos respectivos.

Objetivo 6. Apoyar y enfatizar la investigación y la tecnología, incluyendo el desarrollo de datos científicos para reducir la oferta de drogas ilegales a nivel mundial.


Índice General | Carta del Presidente | Prólogo
I. Propósito y Naturaleza de la Estrategia | II. Perfil del Abuso de drogas en los Estados Unidos
III. Metas y Objetivos Estratégicos | IV. Un Enfoque Comprensivo
V. Recursos para Ejecutar la Estrategia | VI. Consultas