La búsqueda

Lista: Recolección de evidencia en las primeras 48 horas

Uno de los aspectos más críticos en la búsqueda de un niño desaparecido es la recolección de evidencia que pueda encerrar pistas sobre la desaparición o paradero del menor. El manejo impropio de la evidencia puede afectar adversamente la operación. De la misma manera, la obtención y preservación de evidencia es clave para encontrar a un niño desaparecido. Los padres desempeñan un papel vital en la localización de un niño desaparecido al proveer información crítica a la policía, al proteger la evidencia dentro y alrededor del hogar y con la obtención de información sobre personas o situaciones que podrán proporcionar pistas. Los siguientes son consejos sobre lo que usted debe hacer para ayudar a la policía a conducir una investigación detallada y completa.

  • Clausure la habitación de su hijo. Aunque el niño pueda haber desaparecido desde afuera de su casa, su habitación debería ser inspeccionada minuciosamente por la policía en busca de pistas y evidencia. No limpie la habitación del menor, lave sus ropas o arregle la casa. No permita que miembros de la familia o amigos bien intencionados arreglen nada. Incluso un cesto de papeles o una computadora podrían contener pistas que conducen a la recuperación del niño.

  • No toque ni retire nada de la habitación de su hijo o de su hogar que puediera tener las impresiones digitales del niño, ADN u olores. Esto incluye el cepillo de cabello de su hijo, las sábanas de la cama, ropas usadas, lápices mordisqueados, diarios personales o libretas de direcciones. Con un buen conjunto de impresiones digitales o una muestra de ADN del cabello, la policía podría determinar si su hijo ha estado en un automóvil o casa en particular. Con buen material olfativo, los sabuesos podrían localizar al niño.

  • No permita que ninguna otra persona duerma en la cama de su hijo, juegue con sus juguetes o use su dormitorio con cualquier propósito. La policía debería aconsejarle que no haga nada en ninguna parte de la casa hasta que se haya efectuado una inspección minuciosa del escenario. Los investigadores deberían avisarle cuando han terminado la inspección.

  • Esté preparado para comunicar a los investigadores todos los hechos y circunstancias relacionado con la desaparición de su hijo. Esto incluye saber dónde se vio al menor por última vez, dónde solía jugar su hijo, qué ropas vestía, y qué posesiones personales tenía con él.

  • Describa en detalle las ropas que estaba vistiendo su hijo y todo artículo personal en posesión del niño en el momento de su desaparición. Especifique el color, la marca y el tamaño. Si es posible, pida a alguien que obtenga réplicas de ropas, gorros, bolsos, mochilas u otros artículos que su hijo vistiera o tuviera consigo en el momento de la desaparición. Entregue estos artículos a la policía para que ella los dé a conocer a la prensa y los muestre a quienes efectúan la búsqueda. Asegúrese de marcar estos artículos como duplicados o réplicas.

  • Haga una lista de marcas de identificación personal y de características de personalidad específicas. Describa marcas de nacimiento, cicatrices, tatuajes, dientes faltantes, anteojos, lentes de contacto, modos de hablar y características de comportamiento. Si es posible, consiga fotos que muestren estas características únicas. Si usted tiene huellas digitales de su hijo o una muestra de ADN de la sangre, déselas también a la policía.

  • Junte artículos personales, como dientes de leche, viejas gorras de béisbol y cepillos de dientes viejos. Estos artículos podrían contener muestras de cabellos o sangre que se podrían usar como evidencia de ADN. También busque lápices o juguetes que puedan tener marcas de los dientes de su hijo.

  • Piense en el comportamiento y rutina de su hijo. Esté preparado para hablar acerca de dónde jugaba o pasaba el tiempo su hijo, cual era el camino que solía usar para ir y volver de la escuela y qué otros caminos podría haber tomado. Sea específico acerca de lo que hacía el niño para divertirse, incluso jugar afuera, navegar por la Internet u otras actividades.

  • Trate de recordar cualquier cambio en la rutina o cualquier nueva experiencia de su hijo. Examine los calendarios personales y familiares para ver si contienen pistas acerca del paradero de su hijo o de la identidad del secuestrador. Por ejemplo, durante el año pasado, ¿se incorporó su hijo a un equipo de fútbol, cambió de equipo o tuvo un nuevo entrenador? ¿Comenzó su hijo a jugar o a pasar el tiempo en un lugar diferente? ¿Llevaba el niño un diario personal que pueda ofrecer pistas?

  • Trate de recordar si su hijo mencionó que tenía amigos nuevos. Hable con los amigos y los maestros de su hijo para averiguar sobre amigos nuevos u otros contactos que su hijo hizo recientemente.

  • Consiga fotos recientes de su hijo en colores y en blanco y negro, haga hacer copias múltiples de ellas y guarde los originales en un lugar seguro. Inspeccione sus cámaras en busca de película sin revelar, debido a que las fotos más recientes de su hijo podrían encontrarse allí. Pida a los miembros de la familia y amigos que hagan lo mismo. Dé a la policía fotos múltiples, mostrando poses diferentes. No use las fotos formales o aquellas para las cuales el niño haya posado y en las cuales no aparezca natural. Tenga cuidado de no dañar las fotos y escriba en cada una de ellas el nombre, dirección y fecha de nacimiento de su hijo y la edad que tenía cuando se tomó la foto.

  • Busque cintas de video o películas de su hijo y haga copias. También pida a miembros de la familia y amigos si tienen videos o películas del niño, quizás en cumpleaños, partidos de fútbol y así por el estilo. Entregue copias a la policía para mostrar las expresiones y maneras peculiares de su hijo.

  • Haga una lista de miembros de la familia, amigos, conocidos, entrenadores, maestros y otro personal de la escuela. Anote tantos números de teléfono y direcciones como pueda. Incluya información sobre parientes políticos y sanguíneos. Incluya en su lista a toda persona de quien usted crea que pueda tener algo contra usted o su familia.

  • Haga una lista de todas las personas que vienen rutinariamente a su hogar. Su lista debería incluir carteros, lectores de medidores, basureros, personas que hacen reparaciones, vendedores, personas que entregan pizza y así por el estilo.

  • Haga una lista de personas o circunstancias nuevas, diferentes o poco usuales dentro y alrededor de su hogar o la escuela durante el año previo. ¿Se ofrecieron casas en venta en su vecindario durante el año previo? ¿Hubo construcción de edificios o carreteras en el área? ¿Pasaron ferias itinerantes por la zona?

  • Pida al médico y al dentista de su hijo copias de todos los historiales médicos y dentales y rayos X del niño. Entregue copias de todos los historiales médicos y dentales a la policía para que los use en la investigación.

Anterior Contenido Después

OJJDP Report: Cuando su Niño desaparece: Una guía para la supervivencia de la familia—Octubre de 2002