La policía

Para darle a su hijo la mejor oportunidad de que lo encuentren, usted y la policía deben tratarse como socios.

—Don Ryce


Pocos padres han tenido la experiencia de trabajar con organismos policiales. Quizás usted haya tenido antes un contacto con la policía debido a una boleta de tránsito o un accidente. Si es así, usted ve entonces a la policía como un organismo que hace cumplir leyes, no como una entidad de ayuda.

Pero cuando su hijo desaparece, usted y la policía se convierten en socios con una meta común: encontrar al niño perdido o secuestrado. Como socios, necesitan establecer una relación de respeto mutuo, confianza y honestidad. Sin embargo, como padre, usted no tiene que estar de acuerdo con todos los detalles. Este capítulo brinda perspectiva a la relación en la que usted está entrando con la policía: lo que usted puede esperar de la investigación, qué clase de preguntas le harán probablemente, y qué situaciones usted y su familia podrían encontrar en el proceso.

Su asociación con la policía

La mayoría de las personas no creen que ellas serán víctimas de un delito, o que sus hijos serán víctimas. Pero si un miembro joven de su familia resulta víctima, usted se preguntará qué es lo que la policía espera de usted y lo que usted puede esperar de la policía. La comprensión de estas expectativas profundizará su conocimiento de la función de la policía, establecerá una base sólida para su relación con los organismos y organizaciones que lo ayudarán, y le facilitarán el manejo de este cambio súbito de circunstancias.

Asegúrese de que la policía entiende que su hijo está en peligro y que su ausencia probablemente es involuntaria. Si el niño tiene 10 años de edad o menos, no será difícil mostrar que está en peligro. Pero si el niño tiene más de 10 años, es importante que la policía sepa que su ausencia no corresponde a su comportamiento normal y que usted se sorprendería si su hijo hubiera desaparecido voluntariamente.

Pregunte a la policía si utilizan el Plan AMBER (Respuesta de Difusión de Emergencia para Personas Desaparecidas). El Plan AMBER es una alianza voluntaria entre agencias policiacas y difusoras para activar un boletín urgente en los casos más graves de secuestro infantil.

Verifique si también han desaparecido dinero, ropas (además de las que vestía su hijo) u otros artículos personales. Si nada más ha desaparecido, asegúrese de que la policía lo sepa.

Informe a la policía sobre cómo le iba a su hijo en la escuela y si ha tenido recientemente una pelea con usted o con un amigo. Si usted puede establecer que no hay nada que indique que el niño se fugó del hogar, eso acelerará la clasificación policial del menor como secuestrado o en peligro.

Cuando el reportero me preguntó si me molestaría someterme a un detector de mentiras, le respondí: “Pueden electrocutarme, si eso traerá de regreso a mi hijo”.

Claudine Ryce


Sea honesto, minucioso y comunicativo. Dé a conocer todo lo que recuerda de las actividades y conversaciones recientes con su hijo. Lo que podría ser insignificante para usted podría ser importante para el investigador.

Esté preparado para preguntas difíciles y reiteradas de los investigadores. Por difícil que sea, trate de no responder de una manera hostil a las preguntas que parezcan personales u ofensivas. El hecho es que los investigadores deben hacer preguntas difíciles y sensitivas para poder realizar su tarea con eficacia.

No se sienta culpable por comunicar sospechas sobre alguien a quien conoce. No es frecuente que un niño sea secuestrado por un total extraño. Usted podría no querer creer que se trata de alguien a quien conoce, pero mantenga la mente amplia y considere todas las posibilidades. Por sobre todas las cosas, confíe en sus sentimientos, instintos y reacciones naturales y hable de ellas con la policía para que pueda corroborarlas.

Haga todo lo posible para que usted y su familia sean retirados de la lista de sospechosos. Por doloroso que pueda ser, acepte el hecho de que a una gran cantidad de niños les hacen daño los miembros de sus propias familias, y por lo tanto usted y su familia serán considerados sospechosos hasta que se aclare su situación. Para ayudar a la policía a considerar otros sospechosos, desde el comienzo ofrezca someterse a una prueba de polígrafo. Insista en que ambos padres sean sometidos a la prueba al mismo tiempo por entrevistadores diferentes o uno tras otro. Esto ayudará a disipar las especulaciones de la prensa de que uno de ustedes podría haber estado involucrado en la desaparición.

Insista en que se interrogue a todas las personas allegadas a su hijo. Aliente a todos, incluso miembros de la familia, amigos, vecinos, maestros y entrenadores, a cooperar en el proceso de investigación. Aunque la prueba del polígrafo es voluntaria, la negativa a tomarla puede causar que la policía dedique tiempo a tratar de eliminar a un individuo de la lista de sospechosos por otros medios, y como resultado use un tiempo valioso en vez de tratar de encontrar al verdadero culpable.

Deje a la policía las entrevistas con sus otros hijos. No interrogue usted mismo a sus otros hijos. Especialmente con los hijos más jóvenes, insista en que el interrogatorio sea conducido por un oficial de policía entrenado para entrevistar niños. Muchos organismos policiales tienen una unidad de abuso infantil con oficiales que son entrenados especialmente para trabajar con niños.

Usted también puede pedir que un defensor de niños esté presente en la entrevista con su hijo. Los defensores de niños son voluntarios entrenados especialmente que brindan asistencia y apoyo a niños involucrados en procesos legales. Los defensores de niños generalmente se encuentran en la oficina del fiscal de distrito, los tribunales o el organismo policial. Pida información a la policía sobre su oficina local de defensores de menores. Si su hijo es muy joven, podrían pedirle que usted asista también a la entrevista. Sin embargo, no se alarme si la policía prefiere entrevistar al niño a solas.

Esté preparado a tener una presencia policial constante en su casa. Podría asignarse un agente de policía a su hogar las 24 horas para la protección de usted y de su familia. Aunque su presencia podría sentirse como una intrusión, reciba bien al agente y reconozca que esta persona está allí para responder a llamadas y recibir pistas, proteger a usted y otros miembros de su familia de posibles peligros, y brindar apoyo. Sin embargo, si la policía de su jurisdicción es pequeña, podría carecer de los recursos para asignar a un agente a su hogar las 24 horas del día. En esas circunstancias, todavía es razonable que usted pida protección policial adicional en su casa.

Hable regularmente con su contacto policial primario. El agente que respondió inicialmente a su llamado de ayuda podría no ser el contacto permanente para su familia. Si hay una buena posibilidad de que su hijo se haya fugado de la casa, por ejemplo, su contacto policial primario podría trabajar en la sección de personas desaparecidas. Si se sospecha que se usó la fuerza para secuestrar al niño, su caso podría ser manejado por un detective de homicidios. Determine quién es su contacto policial primario y consiga sus números de teléfono y de bíper. Asegúrese de conseguir también el nombre de la persona de reemplazo para llamar cuando su contacto policial primario no esté disponible.

Escoja un momento del día para que su contacto lo llame con información. Pero tenga presente que habrá días en que su investigador no tendrá nada para informar. También, designe una persona para que actúe como contacto policial primario para la familia. Si su investigador es bombardeado con llamados telefónicos por miembros de la familia y amigos, ello restará tiempo valioso a la investigación.

Asegúrese de que los investigadores saben que usted espera oír de ellos y no por la prensa sobre hechos importantes en el caso. La otra cara de la moneda es que usted debe respetar el pedido de la policía de no revelar detalles de la investigación a la prensa. Comprenda, sin embargo, que la policía podría no estar en condiciones de decirle todo acerca del caso, porque la revelación plena podría poner en peligro la investigación.

Asegúrese de que la policía está manejando el caso de su hijo apropiadamente. Todos los organismos involucrados en la investigación deberían estar cooperando entre ellos en busca de la misma meta: encontrar a su hijo desaparecido y sacar al culpable de las calles. La lista Coordinación con la policía enumera las medidas más importantes que puede tomar la policía para encontrar a su hijo desaparecido. Cuanto más comprenda usted el proceso de la investigación, mejor podrá hacer preguntas acerca de la misma.

Sin embargo, debería tener presente que la mayoría de los agentes de policía no tiene experiencia de primera mano en trabajar en casos de niños desaparecidos. Si su contacto primario no puede contestar una pregunta, busque a alguien que pueda hacerlo. Asimismo, si siente que la desaparición del niño ha sido clasificada incorrectamente, pida hablar con el supervisor del agente o con alguien que pueda tener más experiencia en este tipo de casos. No acepte una respuesta negativa si siente firmemente que es necesario hacer algo.

Finalmente, aprenda cuáles son los servicios que tienen disponibles el NCMEC, el centro de información de su estado sobre menores desaparecidos, y el programa de televisión America’s Most Wanted. Vea la sección de Recursos adicionales al final de esta Guía con direcciones, números de teléfono y descripciones breves de los servicios que están a su disposición.

Está bien si no me puede decir nada, pero no me mienta.

—Pat Sessions



Anterior Contenido Después

OJJDP Report: Cuando su Niño desaparece: Una guía para la supervivencia de la familia—Octubre de 2002