Distribución de fotos y volantes

Cuantas más personas sepan que su hijo está en peligro y conozcan su parecido físico, mayores son las posibilidades de que alguien lo reconozca e informe sobre su paradero.

—Claudine Ryce


La distribución de fotos e información sobre su hijo desaparecido es una parte esencial del proceso de búsqueda y recuperación. Durante las primeras 48 horas es crucial que se hayan dado fotos recientes de su hijo y los datos pertinentes de la desaparición a la policía, a la prensa y a organismos y organizaciones sin fines de lucro. También deberían describirse tan específicamente como sea posible las características físicas y de personalidad. Este capítulo contiene consejos importantes sobre la distribución de fotos y volantes y puede guiarlo a través del proceso a corto y largo plazo.

Distribución de fotos y volantes: las primeras 48 horas

Búsqueda de las fotos más recientes. No busque fotos en sus álbumes. Vea si su cámara tiene todavía adentro una película sin revelar, y si es así, llévela a revelar. Pregunte a miembros de la familia y amigos si tienen fotos o videos recientes de su hijo en una fiesta de cumpleaños, celebración de un feriado, evento deportivo o excursión escolar. Casi siempre la escuela tendrá una copia de la foto escolar más reciente o podrá darle el nombre y el teléfono del fotógrafo de la escuela. Incluso una foto de pasaporte, tarjeta de identificación escolar o licencia de conducir será mejor que nada.

Seleccione las fotos que muestren a su hijo. Recuerde que los afiches y volantes mostrarán sólo la cabeza, cuello y parte superior de los hombros. Las fotos instantáneas o naturales son buenas, pero sólo si la imagen facial es clara. Varias fotos desde ángulos diferentes podrían darle a la gente una idea mejor de la apariencia de su hijo. Al seleccionar las fotos tenga presente su propósito: permitir que la gente reconozca a su hijo, no que admire una imagen agradable pero que no se parezca al niño. Vea los ejemplos de volantes, un ejemplo de plantilla y afiches.

Los videos o películas caseras son excelentes para difundir por televisión. Los videos capturan la apariencia, maneras peculiares y calidad de la voz de su hijo. Ofrecen la ventaja adicional de conquistar el corazón de los televidentes, que pueden relacionarse con la imagen de la pantalla como una personalidad viva. Es probable que esos televidentes estén alertas para ver si encuentran a su hijo e incluso que se ofrezcan como voluntarios para ayudar en la búsqueda.

Pida a alguien que haga copias de las fotos y videos que usted seleccione. Las fotos pueden ser duplicadas rápidamente por Eckerd Drug Store, K-Mart, Kinko’s, PIP Printing y la mayoría de los comercios de venta de artículos fotográficos. Algunos comercios podrían darle un descuento si usted les informa del número de caso de su hijo, mostrando que ha denunciado a la policía la desaparición del menor.

Ponga todas las fotos originales y negativos en un lugar seguro. Nunca entregue la única copia de una foto que tenga a menos que no le importe que no se la devuelvan.

Si la foto fue tomada por un fotógrafo profesional podría necesitar su autorización para hacerla reproducir. En la mayor parte de los casos los fotógrafos profesionales no tendrán inconveniente alguno en darle permiso para que reproduzca una foto una vez que usted les explique la situación. Algunos incluso podrían hacer gratis las reproducciones, de manera que no tenga temor a pedir. Al mismo tiempo, si es posible, haga digitalizar las fotos en un disco “floppy” que se pueda usar para enviar las imágenes por correo electrónico a organizaciones sin fines de lucro en todo el país que tienen acceso a Internet.


EJEMPLO PARA SECUESTRO POR EXTRAÑOS EJEMPLO PARA SECUESTRO POR EXTRAÑOS
Fuente: Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados.

buttons


flyers


Ponga a alguien persuasivo a cargo de la distribución de fotos. Pida a su coordinador de distribución de fotos que mantenga un registro con a quiénes les dio una foto o un video, y luego llame para asegurarse de que las fotos fueron distribuidas. Además de los órganos de prensa locales, grupos cívicos y empresariales locales y grupos de voluntarios, se pueden enviar copias de las fotos de su hijo a los organismos del gobierno local. Se puede obtener permiso de los comisionados de condados, funcionarios de organismos o quienquiera tenga autoridad de colocar los volantes para su hijo en autobuses, en paradas de autobuses y trenes subterráneos, en casillas de pago de peaje, en estaciones de descanso en las carreteras, y en parques y edificios federales y estatales.1

Consiga que tantos individuos y organizaciones como sea posible distribuyan la foto de su hijo. Comience con sus vecinos y amigos. Luego llame al NCMEC, al centro estatal de intercambio de información sobre menores desaparecidos, y a organizaciones privadas y sin fines de lucro sobre menores desaparecidos en su estado y en los estados vecinos, cubriendo eventualmente todo el país. Pídales que distribuyan la foto de su hijo a través de sus redes y que la exhiban en su sitio en Internet. Use los vínculos de comunicaciones de alta velocidad que existen actualmente para distribuir la foto de su hijo en todo el país.

Si usted no tiene una conexión con Internet, póngase en contacto con alguien que la tenga. Internet le permite transmitir fotos más claras de su hijo más rápidamente y más económicamente que por fax. Primero, debe digitalizar la foto del niño por medio de un escáner y grabarla en un disco de computadora. Este servicio lo puede conseguir a través de una imprenta o comercio de computadoras. Luego llame a organizaciones individuales para conseguir sus direcciones de correo electrónico. De esa manera puede enviar la foto de su hijo simultáneamente por correo electrónico a una amplia variedad de organizaciones. La alternativa es conseguir fotos en colores de su hijo y enviarlas a cada organización por correo expreso, lo cual representa un proceso mucho más lento y caro que digitalizarlas y enviarlas por correo electrónico.

Las compañías privadas a través de nuestro estado donaron grandes afiches en colores ofreciendo recompensa, etiquetas que mostraban el rostro de nuestro hijo, una línea de teléfono gratuita para que la gente llamara si había visto a nuestro hijo, sobres de papel y más de 9.000 dólares en franqueo para que pudiéramos enviar 25 afiches de recompensa a cada legislador nacional y a cada gobernador estatal, con un ruego especial pidiéndoles que colocaran los afiches de nuestro hijo en una zona muy transitada de sus comunidades.

Claudine Ryce


Pida al coordinador de distribución de fotos que determine dónde se han colocado las fotos de su hijo. Consulte los sitios de Internet del NCMEC, el centro de información de menores desaparecidos de su estado y las organizaciones relacionadas con menores desaparecidos para ver dónde se distribuyeron las fotos de su hijo. Amplíe el área de distribución para cubrir todo el país durante el segundo período de 24 horas mediante la inclusión del Servicio de Aduanas, la Patrulla Fronteriza y el Servicio de Guardacostas.

Use los servicios de distribución de fotos del NCMEC. El NCMEC coloca fotos de menores desaparecidos en su sitio de la World Wide Web (www.missingkids.com). Cada día se hacen más de 440.000 contactos con el sitio, y muchas compañías y organismos tienen enlaces con este lugar. Además, el NCMEC puede coordinar la distribución a la prensa nacional por medio de sus relaciones con los principales diarios, revistas, cadenas de televisión y compañías.

Pida a su contacto policial primario que solicite al NCMEC el envío de un fax general a su red de organismos policiales. El NCMEC tiene la capacidad de transmitir por fax, afiches y otra información relacionada con el caso a más de 9.000 organismos policiales, oficinas del FBI, centros estatales de información de menores desaparecidos, la Patrulla Fronteriza y oficinas de los médicos forenses a través del país. El NCMEC puede enviar la foto de su hijo a su red de organismos tan pronto como su organismo policial o el organismo investigador hacen la solicitud. El personal del NCMEC está disponible si se lo llama para hacer afiches de emergencia, transmitir faxes y distribuir imágenes fotográficas durante la noche y los fines de semana.

Si su hijo ha sido secuestrado y está en peligro, pida a la policía o al NCMEC que se comuniquen en su nombre con America’s Most Wanted. Tiene que pedir al NCMEC o a la policía que haga este llamado. Se puede comunicar con America’s Most Wanted llamando al 800-CRIMETV (800-274-6388). El programa puede difundir una alerta de menor desaparecido, que es un anuncio de servicio público mostrando la foto de su hijo.

Distribución de fotos y volantes: después de las primeras 48 horas

Después de las primeras 48 horas use su imaginación y las ideas de sus muchos contactos para mantener vigentes la foto y el caso de su hijo ante el público. Estas son algunas ideas sobre lo que se puede hacer.

Sea creativo y enérgico para conseguir que los afiches de su hijo se exhiban en áreas muy transitadas en todo el país. Consiga autorización para que su cartero coloque volantes en los buzones. Pida a las compañías de servicios públicos que sus lectores de medidores distribuyan volantes al hacer sus recorridos. Pida a las iglesias que soliciten a sus feligreses que incluyan el volante de su hijo en sus tarjetas de Navidad y otras cartas. Pida a los bancos y a otros grupos que despachan gran volumen de correspondencia que incluyan copias del volante de su hijo. Pida a Federal Express, United Parcel Service, las compañías de pizza locales y otras compañías de distribución que difundan volantes de su hijo en sus rutas. Pida a las compañías de mudanzas y de transporte por camión que coloquen fotos de su hijo en la parte de atrás de sus vehículos. Pida a los sindicatos de pilotos y de personal de vuelo de aerolíneas que soliciten a sus miembros que coloquen volantes en las ciudades donde pernoctan. Llame a los clubes de motociclismo y a otros grupos que celebran reuniones nacionales para solicitarles que vean si sus miembros llevarían volantes para distribuirlos. Si alguien que lo está ayudando tiene dificultad en convencer a su compañía que exhiba o distribuya la foto de su hijo, usted mismo debería llamar por teléfono, porque es más difícil decirle que no al padre de una víctima. La lista Distribución de volantes contiene más consejos para la producción y distribución de volantes.

Prepare una carpeta de prensa para distribución a programas nacionales de noticias, entrevistas e información. Pida a firmas locales de relaciones públicas o personas que escriben bien que le ayuden a preparar la carpeta y a conseguir direcciones postales y de correo electrónico. No deje de incluir a estaciones de radio locales y regionales. La policía puede ayudarle también con consejos sobre la manera de preparar la carpeta de prensa.

Busque eventos en los cuales los voluntarios pueden distribuir volantes. Pida a los voluntarios que averigüen y preparen una lista de eventos como certámenes deportivos, ferias del condado, festivales y conciertos planeados en su comunidad, estado y región. Distribuya volantes en esos eventos como parte de su plan general de difusión.

Envíe comunicados de prensa y arregle entrevistas durante eventos especiales o de temporada. Considere observar el cumpleaños de su hijo desaparecido mediante la lectura en voz alta de tarjetas o mensajes especiales que usted espera sean oídos por él. Hable en lo que habría sido la graduación de su hijo de la escuela primaria o intermedia. Distribuya fotos del niño retocadas para mostrar la progresión de edad e información actualizada del caso para refrescar la memoria de la gente y renovar el interés en la situación de su hijo. Consiga la ayuda de celebridades y políticos que pueden ayudar a publicitar el caso de su hijo.

Siga trabajando con el NCMEC y su programa de distribución de fotos. Más de 400 participantes del sector privado usan las fotografías impresas del NCMEC y una cantidad de organismos policiales federales también colocan las fotos del NCMEC en su correspondencia. La compañía de distribución postal de avisos ADVO disemina las fotos del NCMEC de menores desaparecidos a más de 83 millones de hogares cada semana, con fotos de 52 menores diferentes emitidas cada año. Alrededor de uno de cada seis niños mostrados en el programa de distribución de fotos de ADVO han sido recuperados. El NCMEC distribuye electrónicamente cerca de 70.000 carteles de menores desaparecidos a todas las tiendas Wal-Mart y Sam’s Club de Estados Unidos. Además, el Servicio Postal de Estados Unidos tiene en vigencia un programa de distribución de fotos que envía volantes por fax a las oficinas de correo en toda la nación para exhibir y para ser distribuidas por los carteros.

Haga sus propias tarjetas con fotos para insertar en distribución postal en gran escala. Obtenga permiso de los organismos del gobierno, compañías de servicios públicos y empresas privadas para que inserten las tarjetas en publicaciones y sobres que contienen renovaciones de licencias estatales de conducir, valoraciones impositivas, cuentas de compañías locales de servicios públicos, sobres de salarios y estados de cuentas bancarias. Hable con las compañías de publicidad por correo para que le den acceso a sus envíos de cupones en gran escala.

Pida ayuda a los grupos nacionales. Pida a las asociaciones de policías, grupos de mujeres auxiliares, grupos cívicos como el Rotary Club, las logias de Elks y de Moose, la Cámara de Comercio, grupos militares o asociaciones como los Veteranos de las Guerras Extranjeras, y fraternidades universitarias, que distribuyan y exhiban el afiche o volante de su hijo.

Pida a diversas empresas que operan bajo licencia que distribuyan afiches por medio de sus líneas normales de abastecimiento. Considere especialmente varias cadenas de comidas rápidas y de estaciones de venta de gasolina. Personas que saben quién ha secuestrado o podría estar reteniendo a su hijo podrían frecuentar tiendas de venta de licores y librerías pornográficas con más frecuencia que bancos, oficinas de correos y escuelas. Los afiches de recompensa deben colocarse donde es más probable que los vea la gente que tenga información.

Considere usar trucos de publicidad para grabar el rostro de su hijo en la memoria del público. Haga imprimir la foto de su hijo en botones, camisetas, pegatinas de paragolpes de automóviles, estampillas y tarjetas de béisbol.

Preséntese en programas de televisión con la condición de que también exhiban la foto de su hijo. Asegúrese de que el programa es compatible con la gravedad de la situación de su hijo y que los temas y los otros invitados del programa pueden ser verificados antes de su presentación. Asegúrese de que el enfoque beneficiará a su hijo y a usted: que no les hará daño. Manténgase alejado de programas sensacionalistas que se dedican a asesinatos en serie de menores, explotación sexual de los niños u otros temas que podrían restarle actualidad a su caso.


Un consejo sobre las máquinas de fax

Si usted no tiene una máquina de fax, trate de alquilar o conseguir una prestada o pida permiso para usar el número de fax de un negocio o estación de policía cercana. Puede usarla para comunicarse rápido y económicamente con:

  • La policía.

  • Los medios de comunicación.

  • Organismos para menores desaparecidos

  • Centros estatales de información sobre menores desaparecidos.

  • Otros individuos y organizaciones que podrían estar dispuestos a ayudar.

Cuando no se pueda efectuar una reunión personal, o si la información debe ser diseminada rápidamente, una máquina de fax le puede proporcionar un vínculo importante con su organismo policial mientras trabajan juntos para preparar y revisar comunicados de prensa, establecer horarios de entrevistas, o proveer listas de los nombres y números de teléfono de individuos que podrían tener pistas sobre el paradero de su hijo. Una máquina de fax en su hogar también le permitirá llamar a organizaciones dedicadas a temas de menores desaparecidos, pedirles a ellos que le envíen por fax sus formularios, para llenarlos, firmarlos y devolvérselos inmediatamente por fax.



1 Por memorando ejecutivo, el NCMEC distribuye volantes de menores desaparecidos a organismos federales que los exhiben en sus edificios.


Anterior Contenido Después

OJJDP Report: Cuando su Niño desaparece: Una guía para la supervivencia de la familia—Octubre de 2002