Recompensas y donaciones

Podría ser necesaria una recompensa para persuadir de hablar a alguien que sepa algo.

—Don Ryce


Es difícil calcular el verdadero valor de una recompensa en la recuperación de un menor desaparecido. El ofrecimiento de una recompensa podría volver a despertar el interés de la prensa en informar sobre un menor desaparecido, o podría motivar a una persona que vive al margen de la sociedad a llamar con una pista. Aunque las recompensas no siempre producen las pistas deseadas o resultados, podría valer la pena considerar el uso de una recompensa. Este capítulo trata algunas cuestiones importantes en las que usted debería pensar antes de ofrecer una recompensa. Explica cómo manejar correctamente una recompensa o fondos de donaciones y a dónde acudir en busca de ayuda o consejo.

Recompensas monetarias

Cualesquiera sean las posibilidades de que una recompensa pueda arrojar resultados, la mayoría de los padres querrán ofrecer una si pueden hacerlo, a fin de hacer todo lo posible en la búsqueda para encontrar a su hijo desaparecido. Sin embargo, deben considerarse muchas cuestiones antes de que pueda tomarse una decisión informada sobre una recompensa.

Consiga ayuda experta. Debido a la cantidad de cuestiones legales y técnicas que pueden derivarse de un ofrecimiento de recompensa, usted necesita el consejo experto de un abogado competente, de su contacto policial primario, de su banquero y de los padres de otros menores desaparecidos que han establecido con éxito un fondo de recompensa. Asegúrese de que la gente que lo aconseja tiene experiencia personal en administrar un fondo de recompensa.

Tenga presente que su ofrecimiento de recompensa puede tornarse en un contrato de cumplimiento legal. Si usted ofrece una recompensa, está aceptando pagar una suma de dinero si las acciones de una persona conducen al resultado pedido. Eso quiere decir que toda persona que cumpla con los términos del ofrecimiento pueden tener derecho legal a reclamar la recompensa y pueden hacer juicio para su cobro. Esa es la razón por la cual usted debe ser muy cuidadoso al describir los términos del ofrecimiento de recompensa. Una redacción descuidada puede resultar en graves problemas legales. Pida a un abogado que le dé asistencia legal pro bono o gratuita.

Esté preparado para encontrar resistencia de la policía. Algunos organismos policiales no aprueban los ofrecimientos de recompensa porque pueden conducir a un torrente de pistas falsas. Mantenga a la policía informada de toda decisión que usted tome con respecto a una recompensa y si usted percibe preocupación o resistencia, puntualice que todo lo que hace falta es una sola pista sólida para recuperar a su hijo. Asimismo, el deseo del dinero de la recompensa puede motivar al secuestrador para que mantenga vivo al menor.

Declare claramente el propósito de la oferta. Primero decida lo que quiere lograr con la recompensa, y luego asegúrese de que ese propósito esté señalado claramente en la oferta. Por ejemplo, es buena idea dejar por escrito que la recompensa está condicionada a la recuperación de su hijo ileso. Cuanto más clara es la descripción del propósito de la recompensa, menos probable es que usted tenga que discutir después si alguien cumplió o no con los términos de la oferta.

Fije un plazo para la recompensa. Una de las metas de la recompensa es generar resultados inmediatos a fin de lograr el rápido retorno de su hijo. Al principio usted podría mantener el plazo muy breve y vincularlo con un evento importante, como el cumpleaños del niño. El dramatismo de semejante cuenta regresiva podría generar bastante interés público. Evite recompensas sin plazo que pueden resultar en responsabilidades legales muchos años después. Siempre puede renovar el ofrecimiento de la recompensa por períodos más largos.

Sea cuidadoso al determinar el monto de la recompensa. No ofrezca más dinero del que puede pagar. Decida la cantidad máxima de la recompensa la primera vez que la ofrece y manténgala, porque si aumenta la recompensa más tarde, la gente podría esperar por una oferta más lucrativa antes de llamar con una pista.

Averigüe si ya existen fondos especiales para recompensas. Algunos estados y organismos locales, e incluso el FBI, tienen fondos disponibles para ofrecer como recompensa en casos de secuestro predatorio. Pida a su contacto policial que le ayude a averiguar sobre esos fondos.

Tenga presente que las promesas de dinero no son tan firmes como las donaciones. Es mucho más fácil persuadir a la gente que prometa dinero para una recompensa que conseguir que hagan una donación en efectivo. Por lo tanto, en teoría usted puede recaudar mucho más dinero en promesas que en donaciones. El problema es que usted no puede estar seguro de que se cumplirá la promesa cuando llegue el momento de pagar la recompensa. Si usa promesas, consiga que le hagan la promesa por escrito, preste atención a la fecha de expiración de la promesa, y haga planes para pasar bastante tiempo corroborando que sus promesas son todavía vigentes. Las promesas no son para siempre.

No use sus fondos personales para financiar la recompensa. Por difícil que sea, absténgase de usar sus propios fondos personales para la recompensa. Conforme a los términos y condiciones establecidas en la oferta de recompensa, usted podría ser responsable por el pago de la recompensa e incluso le podrían hacer juicio. Y aunque usted no se de cuenta al comienzo, podría encontrarse con limitaciones financieras meses o años después, por ejemplo, si deja su empleo por un período prolongado para ayudar en la búsqueda de su hijo.

Donaciones monetarias

Las donaciones monetarias pueden ser extremadamente útiles para las familias cuyas vidas han sido trastornadas por la desaparición de un hijo. Pueden usarse para financiar la búsqueda, financiar una recompensa, o apoyar a la familia si uno de los padres no puede trabajar durante el proceso de búsqueda. Pero las donaciones también pueden presentar problemas si no se las maneja de manera apropiada. Por esta razón usted necesita tener presentes algunas cuestiones de contaduría y de responsabilidad que, si no se manejan correctamente, pueden conducir a la ruina legal y financiera.

Asegúrese de que usted y sus contribuyentes sepan cómo se usará el dinero. Las donaciones se pueden usar con muchos fines diferentes, dependiendo de sus necesidades. Pida que las donaciones sean destinadas con un propósito específico, como el fondo de la recompensa, el fondo de búsqueda o el fondo de apoyo a la familia, y si no lo son, pida a uno de los voluntarios que llame al donante para averiguar a cuál fondo debe ir la donación. Busque la ayuda profesional de un abogado y de un banquero para que le ayuden a establecer fondos y cuentas separadas y para supervisar los desembolsos.


Después que se estableció el fondo para la búsqueda de nuestra hija comenzaron a correr los rumores sobre los nuevos vehículos y casas que habíamos comprado. Incluso oímos de una vacación fabulosa que supuestamente nos habíamos tomado con el dinero del fondo.

—Colleen Nick


Mantenga cuentas de banco separadas para cada fondo. Si las cuentas se establecen de manera apropiada, los donantes se sentirán cómodos con el hecho de que se mantiene un registro del dinero y que las donaciones se usan con el fin específico. La creación de un fondo fiduciario, o al menos el establecimiento de salvaguardas, como el requisito de dos firmas en los cheques y el mantenimiento de registros precisos, es crucial. Debe asegurarse que los fondos destinados con un propósito específico se usan realmente con ese fin.

Evite tener control directo sobre cualquier fondo recibido. Los padres no deberían solicitar fondos ellos mismos. En cambio, use grupos de voluntarios con este fin. Los padres tampoco deberían tener firma autorizada sobre los fondos, porque ha habido instancias en que alguien trató de sacarles a la fuerza a los padres el dinero de la recompensa. Protéjase de esta clase de peligro poniendo en manos de otra persona el dinero y el poder de tener acceso al mismo.

Designe personas de confianza que no pertenezcan a la familia para que tengan la firma autorizada en las cuentas. Al no tener control de los fondos, usted elimina todo escrutinio innecesario por el público o la prensa sobre el uso de los mismos. Asegúrese de que las personas escogidas para esta tarea son de confianza y que comprenden su función y responsabilidad potencial.

Mantenga registros precisos que muestren de donde vinieron las donaciones y cómo se gastó el dinero. Asegúrese de que las personas con firma autorizada mantienen registros apropiados de todos los ingresos y los gastos. También debería mantenerse una lista de donantes para que se les pueda enviar notas de agradecimiento, y debería guardarse copias de todos los comprobantes de gastos para el caso de que se planteen cuestiones. Pida a un banquero que le ayude a establecer procedimientos contables apropiados, o pida la ayuda pro bono de un abogado o de un contador público.

Sea honesto con el público. Esté preparado para que le hagan preguntas, que podrían tornarse en acusaciones, acerca del uso de los fondos donados. Designe a una persona, que podría ser usted, o un amigo de confianza o un miembro de la familia, para que responda a todas las preguntas sobre la manera en que se están gastando los fondos. La información sobre el número de donaciones o la cantidad de dinero que hay en las cuentas nunca debe darse a conocer a la prensa.

Especifique lo que ocurrirá con la recompensa en caso de que su hijo sea localizado antes de que se gaste el dinero. Algunas veces quedan sin gastar grandes sumas de dinero de un fondo de recompensa. Por lo tanto, es necesario que usted establezca por escrito procedimientos sobre la manera en que será dispuesto el dinero si no se lo puede usar para la recompensa. Por ejemplo, puede especificar que se devolverán todas las donaciones hasta una cierta cantidad, si puede localizarse al donante, o que los fondos no utilizados serán donados a una organización u organismo que ayudó en la búsqueda. El dinero excedente de un fondo de recompensa nunca debería usarse para los gastos personales de la familia, porque ese no fue el propósito del fondo. Nuevamente, hable con un abogado para determinar la manera de manejar esta situación.


Anterior Contenido Después

OJJDP Report: Cuando su Niño desaparece: Una guía para la supervivencia de la familia—Octubre de 2002