Introducción

Lista: Lo que usted debería hacer cuando descubre que su hijo ha desaparecido

Las primeras 48 horas que siguen a la desaparición de un menor son las más críticas para encontrar y devolver ese niño al hogar, pero también pueden ser las más complicadas y caóticas. Use esta lista de control durante esas primeras horas para ayudarse a hacer todo lo que pueda para aumentar las posibilidades de recuperar a su hijo, pero si han pasado más de 48 horas desde que desapareció el niño, usted todavía debería tratar de seguir estos pasos lo antes posible. Todas estas medidas de acción descritas aquí son tratadas con más detalle más adelante en la Guía para ayudarle a comprender mejor lo que usted debería hacer y por qué.

Las primeras 24 horas

  • Inmediatamente informe a las autoridades policiales locales que su hijo ha desaparecido. Pida a los investigadores que registren a su hijo en el Archivo de Personas Desaparecidas del Centro Nacional de Información Criminal (NCIC). No hay período de espera para registrar niños o jóvenes menores de 18 años en el NCIC.

  • Solicite que la policía emita un boletín de alerta (BOLO "Be On the Look Out" en inglés). Averique si debe involucrar a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en la búsqueda del niño.

  • Pregunte a la policía si utiliza el Plan AMBER (Respuesta de Difusión de Emergencia para Personas Desaparecidas). El Plan AMBER es una alianza voluntaria entre agencias policiacas y difusoras para activar un boletín urgente en los casos más graves de secuestro infantil.

  • Limite el acceso a su hogar hasta que la policía llegue y haya recogido toda la evidencia posible. No toque o saque nada de la habitación de su hijo o de su hogar. Recuerde que las ropas, sábanas, artículos personales, computadora e incluso la basura pueden contener pistas sobre el paradero de su hijo. La lista de control en el capítulo 1 (Recolección de evidencia en las primeras 48 horas) incluye información detallada sobre la manera de clausurar la habitación del niño y preservar evidencia.

  • Pida el nombre y número de teléfono del investigador policial asignado a su caso y guarde esta información en un lugar seguro y conveniente.

  • a los investigadores policiales todos los hechos y circunstancias relacionadas con la desaparición de su hijo, incluso las diligencias que ya se han hecho para encontrarlo.

  • Escriba una descripción detallada de las ropas que vestía su hijo y de los artículos personales que tenía cuando desapareció. Incluya en su descripción toda marca personal de identificación, como marcas de nacimiento, cicatrices, tatuajes y gestos, que puedan ayudar a encontrar al niño. Si es posible, busque una foto de su hijo que muestre estas marcas de identificación y désela a la policía. Vea más detalles en la lista de control del capítulo 1 (Recolección de evidencia en las primeras 48 horas).

  • Haga una lista de amigos, conocidos y cualquiera que pueda tener información o pistas sobre el paradero de su hijo. Incluya números de teléfonos y direcciones, si es posible. Informe a su investigador policial sobre cualquiera que se haya mudado en el vecindario durante el año previo, cualquiera cuyo interés o relación con la familia cambió en meses recientes, y cualquiera que haya parecido estar interesado en su hijo.

  • Reúna fotos recientes de su hijo, tanto en colores como en blanco y negro. Haga copias de estas fotos para la policía, los medios de comunicación, su centro de información del estado sobre menores desaparecidos, el Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC) y otras organizaciones sin fines de lucro. El capítulo 4 (Distribución de fotos y volantes) contiene sugerencias sobre la manera de producir y distribuir volantes y afiches.

  • Llame al NCMEC al 800-THE-LOST (800-843-5678) para pedir ayuda. También pida los números de teléfono de otras organizaciones sin fines de lucro que podrían ayudar.

  • Busque en la sección de Recursos Adicionales al final de esta Guía el número de teléfono del centro de información de su estado sobre menores desaparecidos. Luego llame a su centro de información para que le digan cuáles recursos y servicios pueden proveerle en la búsqueda de su hijo.

  • Pida a la policía que organice la búsqueda de su hijo. Pídale que use perros de rastreo (preferentemente sabuesos) en la búsqueda. Lea los capítulos 1 (La búsqueda) y 5 (Los voluntarios) mientras se prepara para la búsqueda.

  • Pida a la policía que le ayude a ponerse en contacto con los medios de comunicación. El capítulo 3 (Los medios de comunicación social) tiene consejos sobre la manera de trabajar con la prensa.

  • Designe a una persona para contestar el teléfono. Tenga un cuaderno o un block junto al teléfono para que esta persona pueda anotar los nombres, números de teléfono y horas de la llamada, y toda información referida a la llamada.

  • Tenga a mano todo el tiempo un cuaderno o un block para escribir sus pensamientos o preguntas y registrar datos importantes, como nombres, fechas y números de teléfono.

  • Cuide bien de su familia y de usted mismo, porque su hijo necesita que sean fuertes. Por difícil que sea, oblíguese a descansar, coma comidas nutritivas y hable con alguien de sus emociones. Cuando pueda, lea el capítulo 7 (Consideraciones personales y familiares).

    Las segundas 24 horas

  • Hable con su investigador policial sobre las medidas que se están tomando para encontrar a su hijo. Si su investigador policial no tiene un ejemplar de Missing and Abducted Children: A Law Enforcement Guide to Case Investigation and Program Management (Menores desaparecidos y secuestrados: Guía policial para la investigación de casos y administración de programas), recomiéndele que llame al NCMEC al 800-THE-LOST (800-843-5678) para obtener uno. Su investigador policial también podría llamar al Coordinador de Delitos contra Menores en la oficina local del FBI para conseguir un ejemplar de Child Abduction Response Plan (Plan de respuesta al secuestro de un menor) publicado por el FBI.

  • Amplíe su lista de amigos, conocidos, otros miembros de la familia, jardineros, personas que hacen reparto y cualquiera que pudiera haber visto a su hijo durante o después del secuestro.

  • Busque en calendarios personales, calendarios de eventos comunitarios y periódicos para ver si hay alguna pista acerca de quien pudiera haber estado en la vecindad y pudiera ser el secuestrador o un posible testigo. Entregue esta información a la policía.

  • Espere que le pidan que se someta a una prueba de polígrafo, lo cual es un procedimiento establecido. Si todavía no lo ha hecho, lea el capítulo 1 (La búsqueda).

  • Pida a la policía que solicite al NCMEC que transmita un fax a los organismos policiales de todo el país. Si todavía no ha leído el capítulo 4 (Distribución de fotos y volantes), trate de hacerlo ahora.

  • Trabaje con la policía para programar la difusión de comunicados y contactos con la prensa. Si le hace falta, pida a una persona cercana a usted que actúe como su portavoz de prensa. El capítulo 3 (Los medios de comunicación social) le brindan consejos para tratar con la prensa.

  • Hable con la policía sobre la posibilidad de ofrecer una recompensa. Cuando pueda, lea el capítulo 6 (Recompensas y donaciones).

  • Informe a la policía sobre todo intento de extorsión.

  • Haga instalar una segunda línea de teléfono con transferencia de llamadas. Obtenga servicios de identificación y de espera de llamadas. Pida a la policía que instale un sistema de grabación y rastreo en su teléfono. Obtenga un teléfono celular o un buscapersonas para que lo puedan localizar cuando no esté en su hogar.

  • Cuídese. No vacile en pedir a otras personas que se encarguen de sus necesidades físicas y emocionales y de las de su familia. Lea el capítulo 7 (Consideraciones personales y familiares) con sugerencias específicas.

  • Prepare una lista de cosas que los voluntarios pueden hacer por usted y su familia. Vea el capítulo 5 (Los voluntarios) para encontrar ideas.

  • Llame al médico y al dentista de su hijo y pídales copias de historiales médicos y rayos X. Entrégueselos a la policía.


Anterior Contenido Después

OJJDP Report: Cuando su Niño desaparece: Una guía para la supervivencia de la familia—Octubre de 2002