Acerca de los padres autores

Shelby Cox
Shelby Cox

Heather Cox y Marion Boburka, madre y abuela respectivamente de Shelby Marie Cox, han sido fuertes defensoras de la causa de los menores desaparecidos y explotados y de sus familias desde que Shelby, de 4 años, desapareció el 13 de noviembre de 1995. Había estado jugando en el porche de su casa con sus hermanas mayores y amigas. Al cabo de 5 días de búsqueda se encontró el cuerpo golpeado de Shelby en el cobertizo de un vecino, asesinada por un muchacho de 18 años quien confesó después. Heather escribió que “Shelby era una niña feliz, que veía las maravillas de este mundo y se fascinaba con cada una de ellas. Veía la magia en las nubes, el portento del arco iris, la belleza de una flor en su plenitud. Estaba llena de vitalidad, picardía y risas. Decir que la echamos de menos ni siquiera comienza a expresar la profundidad de nuestros sentimientos. Por eso luchamos por los niños, por los que son como Shelby, para que la gente aprenda, y de esa manera la vida y la muerte de Shelby no habrán sido en vano”.

Morgan Nick
Morgan Nick

Colleen Nick, madre de Morgan Chauntel Nick, ha sido vocera y defensora de niños desaparecidos y sus familias desde el secuestro de Morgan, de seis años, el 9 de junio de 1995. A Morgan se la vio por última vez a las 10:45 de la noche, mientras jugaba un partido de béisbol de las ligas infantiles en Alma, Arizona. Estaba cerca del auto de su madre donde se había detenido para limpiar la arena de sus zapatillas. Los testigos vieron a un hombre que miraba a Morgan mientras jugaba con los otros chicos. El hombre fue descripto como blanco, de 1,80 metros, 20 a 40 años, cabello oscuro o entrecano. Colleen escribió: “Eres una amiga maravillosa, una hija preciada, una hermana mayor amorosa, una bendición sin la cual no podemos vivir. Nos sentimos defraudados cada día que pasa y no podemos ver tu sonrisa, oír tu risa contagiosa, o escuchar tus pensamientos o ideas. Sabemos que el mundo fue privado de algo muy precioso y único cuando te llevaron. Nunca hemos dejado de creer que te encontraremos. Nunca abandonaremos la esperanza. Debes saber siempre que te amamos. Más que nada, nunca te des por vencida. Te encontraremos. Te lo prometemos”.

Jimmy Ryce
Jimmy Ryce

Don y Claudine Ryce, padres de Jimmy Ryce, han dedicado sus vidas a conseguir que los niños vuelvan a salvo a sus casas . El 11 de septiembre de 1995 Jimmy caminaba hacia su casa desde la parada del autobús cuando fue secuestrado a punta de revólver, molestado sexualmente y asesinado. Sus padres creen que podrían haberlo encontrado si hubieran dispuesto de sabuesos. Como cofundadores del Centro Jimmy Ryce para Víctimas de Secuestro Predatorio, Don y Claudine han trabajado para establecer una red de sabuesos en todo el país; coordinaron una campaña de peticiones como resultado de la cual el Presidente Clinton firmó un memorando ejecutivo ordenando que las fotos de los menores desaparecidos se exhiban en edificios federales y parques nacionales; trabajaron para colocar las fotos de menores desaparecidos en carteles de publicidad y en cada paquete de renovación de licencia de conducir enviado en la Florida, y ayudaron a la Junta Escolar del Condado Dade a dar cumplimiento a la Ley Jimmy Ryce de Notificación de Predador enviando a los hogares con cada niño fotos de los predadores sexuales convictos que viven en el condado. Los Ryce escribieron: “Los niños mismos son su última línea de defensa contra los predadores sexuales. Para educar a los niños con respecto a los predadores, estamos desarrollando un sitio Web (www.jimmy-ryce.org/) en el cual los niños puedan aprender cómo reconocer situaciones peligrosas y cómo apartarse de ellas. Hacen falta mucha imaginación y mucho trabajo duro para que nuestros hijos estén más seguros, pero podemos hacerlo juntos. Envíen sus ideas a misujim@netrox.net”.

Tiffany Sessions
Tiffany Sessions

Patrick Sessions, padre de Tiffany Sessions, ha dedicado mucha energía a ayudar a proteger a otros niños que podrían ser atacados y a proveer apoyo y aliento a sus familias. A Tiffany se la vio por última vez el 9 de febrero de 1989 a las 6 de la tarde, caminando en Gainesville, Florida. Tenía 20 años, cabello rubio y ojos azules. Patrick escribió: “La familia Sessions tiene la esperanza de que esta Guía ayude a las familias que puedan encontrarse en la situación difícil de tener que buscar a un ser querido. Aunque la búsqueda de Tiffany no ha tenido éxito, las plegarias de muchas otras familias fueron escuchadas y lograron el retorno de sus seres queridos. Literalmente miles de personas, tanto amigos como extraños, salieron a ayudar en la búsqueda de Tiffany, y esas lecciones aprendidas duramente han sido incluidas en esta Guía. Nuestra pequeña participación en la preparación de esta Guía es dedicada a todas las personas que han ayudado a Tiffany y a otros menores que han necesitado su ayuda y apoyo. Gracias a esas personas, tenemos la fuerza y la determinación de seguir buscando a Tiffany”.

Jacob Wetterling
Jacob Wetterling

Patty Wetterling, madre de Jacob Wetterling, ha dedicado su vida a cuestiones de seguridad de los niños. Es miembro fundadora del directorio de la Asociación de Organizaciones para Menores Desaparecidos y Explotados, cofundadora de la Fundación Jacob Wetterling, y miembro del directorio del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados. Sus logros más recientes incluyen la aprobación de la Ley Jacob Wetterling de Registro de Delitos contra Menores, una ley federal que requiere que los delincuentes sexuales convictos registren su domicilio con las autoridades policiales locales después de salir de la cárcel. Jacob fue secuestrado a punta de revólver el 22 de octubre de 1989 cerca del hogar de los Wetterling y no se lo ha visto desde entonces. Patty escribió: “Pienso en ti todos los días y me pregunto lo que habrías sido si no te hubieran robado. Es tan injusto. Si no estás vivo, necesitamos saberlo. Alguien nos ha estado torturando ya demasiado tiempo. Todavía sigo mirando los rostros en todos los lugares a los que voy, y les pido a todos que ellos también sigan buscando. Algunas veces la gente que ha sido víctima se olvida de quien es. Todavía le estoy pidiendo ayuda a todo el mundo. No abandones tus sueños, Jacob. Todavía pueden tornarse realidad si tienes esperanza y no te das por vencido. Todavía estamos buscándote y nunca descansaremos hasta que sepamos quién hizo esto, qué ocurrió y dónde estás. Te quiero mucho, ahora y siempre”.


Anterior Contenido Después

OJJDP Report: Cuando su Niño desaparece: Una guía para la supervivencia de la familia—Octubre de 2002