OJP Seal
La Alerta AMBER, Guía de las mejores prácticas para radiodifusores y otros medios de comunicación

La necesidad de establecer una asociación

El éxito de la Alerta AMBER está vinculado directamente a la calidad de la asociación establecida entre las agencias policíacas, las emisoras de radio y otros medios de comunicación, los departamentos de transportación, los funcionarios estatales y federales y diversos líderes cívicos y políticos. La participación de cada uno de estos miembros es importante, ya que cada uno tiene una labor única que desempeñar. De igual manera, todas las asociaciones tienen características especiales basadas en la comunidad; de la que forman parte; sin embargo, cada una de ellas forma un enlace esencial en la red más extensa del programa nacional de Alerta AMBER.

Al nivel más básico, los miembros necesitan conocer con exactitud sus responsabilidades bajo el plan de recuperación de Alerta AMBER de su comunidad. Los miembros pueden evitar la duplicación de esfuerzos si también conocen con exactitud las responsabilidades particulares de los demás miembros.

Memorandos de acuerdo (MOU)

El proceso de crear un plan local, estatal o regional de Alerta AMBER es complejo, y no existen dos planes que evolucionen exactamente de la misma manera. No obstante, los funcionarios en una comunidad pueden beneficiarse de aprender sobre los asuntos a los que se han enfrentado las demás comunidades y las soluciones que han encontrado para resolverlos. Algunos elementos son comunes a todos los planes; una definición clara, precisa y detallada de las labores y responsabilidades de cada miembro es uno de los elementos en común. Para asegurar la operación adecuada del programa, se debe explorar y resolver por anticipado, de ser posible, toda situación o problema legal potencial. El memorando de acuerdo o MOU por sus siglas en inglés, puede formar la base para un acuerdo a largo plazo que establezca las funciones y responsabilidades de cada uno de los miembros antes de que se promulgue un plan de Alerta AMBER final. Los coordinadores AMBER y demás miembros convienen en que, como mínimo, un memorando de acuerdo debe incluir los siguientes elementos:

  • Los papeles específicos que desempeñan todos los, miembros, incluidas las agencias policíacas, las emisoras y otros medios de comunicación, los departamentos de transportación, las diversas organizaciones gubernamentales, las agencias sin fines de lucro y otras organizaciones centradas en el bienestar de los niños.

  • El requisito de que las agencias policíacas confirmen cuando haya ocurrido un secuestro y que el riesgo que corre el niño es significativo.

  • Los criterios para asegurar que se haya ingresado la información clave en el sistema del Centro Nacional de Información Criminal (National Crime Information Center, NCIC) y en las bases de datos estatales o locales correspondientes antes de solicitar una Alerta AMBER.

  • Los criterios para la activación de una Alerta AMBER, incluida la edad del niño y la información crítica.

  • Sistemas y códigos confidenciales para el uso de las autoridades policíacas y las emisoras al activar la Alerta AMBER.

  • Un sistema para diseminar las Alertas AMBER, con pruebas periódicas para garantizar la integridad del mismo.

  • El texto adecuado que debe usarse al diseminar una Alerta AMBER al público.

  • Los procedimientos para determinar la frecuencia de la transmisión de las Alertas, el período de tiempo durante el cual deben permanecer activas, y cuándo y como desactivarlas.

  • Los procedimientos para determinar el tipo de alerta que se empleará, tales como la activación del Sistema de Alerta de Emergencias, un mensaje que se transmite continuamente en la parte inferior de la pantalla de televisión o durante un anuncio en las noticias.

  • El papel que desempeñan los medios de comunicación secundarios, tales como periódicos y medios impresos.

  • El papel que desempeñan los demás medios secundarios, tales como compañías de taxi, sistemas de transportación pública y compañías de energía o cable.

  • El uso de rótulos electrónicos en las carreteras, si estuvieran disponibles, y el texto que debe usarse para coordinar la información relacionada al incidente con la emisión de las Alertas.

  • Un mecanismo de notificación cuando la situación se haya rectificado.

Informes posteriores a la acción

Los coordinadores AMBER y los demás miembros identificaron un segundo elemento clave que es común entre los planes eficaces; éste consiste de un proceso de evaluación formal tras la activación de cada alerta para evaluar los problemas del proceso, así como la calidad de la comunicación y la tecnología utilizadas durante la alerta. Los mejores planes requieren que se convoque una reunión de seguimiento entre los miembros clave después de cada activación de una Alerta para discutir lo siguiente:

  • ¿En qué medida fue exitoso el proceso de activación de la Alerta? ¿Qué funcionó bien? ¿Qué necesita atención?

  • ¿En qué medida funcionó eficazmente el equipo?

  • ¿Surgieron problemas previsibles durante el proceso de Alerta? ¿Qué se hizo para resolverlos?

  • ¿Surgieron omisiones imprevistas durante la Alerta, tales como la necesidad de tener adiestramiento adicional, equipo u otros requisitos en tecnología, que hay que abordar?

  • ¿Es necesario modificar de alguna manera el plan a raíz de la activación de la Alerta?

Éstos son sólo algunos de los asuntos que deben tratarse durante una evaluación posterior a la acción para asegurar que el programa de Alerta AMBER funcione según las especificaciones del memorando de acuerdo y según lo convenido por las agencias y organizaciones asociadas.

Previous Contents Next