ONDCP Seal
PublicationsPublications
Start of Main Content
ONDCP Seal

OFICINA NACIONAL DE POLÍTICAS PARA EL CONTROL DE DROGAS, PRINCIPIOS BASADOS EN EVIDENCIAS CIENTÍFICAS PARA LA PREVENCIÓN DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS

Document in English

El área de Estrategias de Ejecución de Medidas Efectivas para el Control Nacional de Drogas, requiere que la Oficina Nacional de Políticas para el Control de Drogas "desarrolle e implemente una serie de principios basados en la investigación, en los que se puedan apoyar los programas preventivos". Los siguientes principios y guías se formularon a partir de la revisión de la literatura y la asesoría brindada por los departamentos federales de Educación, Justicia, Salud y Servicios Humanos, así como la Oficina Nacional de Políticas de Control de Drogas de la Casa Blanca. Algunas intervenciones preventivas incluidas en estas revisiones han sido probadas en laboratorios, clínicas y ambientes comunitarios, utilizando para ello, los más rigurosos métodos de investigación. Se han estudiado intervenciones adicionales con técnicas acordes con otros patrones reconocidos; por tanto los principios y guías aquí presentados están ampliamente respaldados por un importante equipo de investigación.

COMUNICAR A LA POBLACIÓN OBJETIVO FACTORES APROPIADOS DE RIESGO Y DE PROTECCIÓN SOBRE EL CONSUMO DE SUSTANCIAS

  1. La población objetivo puede ser definida por edad, sexo, raza, locación geográfica (vecindario, pueblo, región) y por institución (escuela o lugar de trabajo)
  2. Para evaluar los niveles de riesgo, protección y consumo de sustancias de la población objetivo, tomar en cuenta que:
    • Los factores de riesgo incrementan la posibilidad de consumo de sustancias y los factores de protección lo inhiben en presencia del riesgo.
    • Los factores de riesgo y protección pueden ser agrupados según el propósito de la investigación (genética, biológica, social, psicológica, contextual, económica y cultural) y caracterizarse por la relevancia que puedan tener para los individuos, la familia, los compañeros, la escuela, lugar de trabajo y comunidad.
    • El consumo de sustancias puede involucrar (especialmente entre jóvenes), mariguana, cocaína, heroína, inhalables, metanfetaminas, alcohol y tabaco; así como la secuencia de uso, la sustitución y combinación de éstas y otras sustancias psicoactivas.
  3. Atender, dentro de una población definida, todos los niveles de riesgo, con especial énfasis en los factores importantes de riesgo y protección, sustancias psicoactivas, individuos y grupos vulnerables. La evaluación de la población puede ayudar a enfocar la prevención de manera precisa.

USAR ENFOQUES QUE HAN DEMOSTRADO SER EFECTIVOS PARA LA PREVENCIÓN DEL CONSUMO

  1. Reducir la disponibilidad de drogas ilegales, alcohol y tabaco a menores de edad. Las leyes, políticas y programas pueden ayudar a lograrlo.
  2. Fortalecer las actitudes y normas antidrogas, reforzando las leyes y políticas relacionadas con sustancias ilegales, compartiendo información precisa acerca del abuso de sustancias y alentando las actividades libres de drogas.
  3. Reforzar las habilidades y técnicas de rechazo, utilizando técnicas interactivas que estén enfocadas al pensamiento crítico, la comunicación y la competencia social.
  4. Reducir el riesgo y mejorar la protección en las familias, reforzando las habilidades de sus miembros para fijar reglas, aclarando expectativas y dudas, propiciando la comunicación constante, el apoyo social y modelando y monitoreando el comportamiento positivo.
  5. Reforzar los lazos sociales, cuidando las relaciones de amistad con personas y familias que están en contra del consumo de sustancias, así como con grupos de compañeros de escuela, programas con maestros, contextos religiosos y espirituales y estructuración de las actividades recreativas.
  6. Asegurarse de que las intervenciones preventivas sean las apropiadas para la población a la que están dirigidas, incluyendo programas y políticas, aceptadas por la comunidad y que cumplan con sus necesidades, motivaciones y cultura.

INTERVENCIÓN PREVENTIVA TEMPRANA, EN FASES Y TRANSICIONES IMPORTANTES

  1. La intervención para prevenir el abuso de drogas es más efectiva cuando se proporciona en las fases tempranas del desarrollo y las transiciones de la vida. Tales fases involucran circunstancias biológicas, psicológicas, y/o sociales que pueden incrementar el riesgo del abuso de drogas; ya sean las esperadas (la pubertad, adolescencia, o graduación escolar), o las inesperadas (la muerte repentina de un ser querido). Siempre que sea factible, estos momentos deben ser atendidos antes de que se presenten o tan pronto como sea posible.
  2. Para asegurar que las habilidades, normas expectativas y conductas aprendidas con anterioridad se fortalezcan con el tiempo, en necesario repetir las exposiciones con mensajes antidrogas y otro tipo de intervenciones preventivas apropiadas a la edad, en especial, en las etapas de transición y desarrollo, en las que científicamente se ha comprobado son de mayor riesgo para el consumo de sustancias.

INTERVENCIÓN EN ESCENARIOS Y CAMPOS DE ACCIÓN APROPIADOS

  1. Llevar a cabo las acciones preventivas en escenarios y campos de acción que pueden influir más sobre los factores de riesgo y protección del abuso de drogas, como: el hogar, instalaciones sociales, escuelas, grupos de amigos, lugares de trabajo, instalaciones recreativas, religiosas, espirituales y las comunidades.

MANEJO EFECTIVO DE PROGRAMAS

  1. Asegurar que las políticas para establecer y operar los programas y mensajes para diferentes partes de la comunidad, así como para garantizar su consistencia y cobertura sean sólidas, compatibles, y apropiadas.
  2. Proporcionar entrenamiento permanente a los equipos técnicos y voluntarios, para asegurar que los programas de prevención y los mensajes sean aplicados continuamente como fueron propuestos.
  3. Monitorear y evaluar los programas, debe ser parte regular en la operación, para verificar si los objetivos y metas son alcanzados o bien hacer ajustes que incrementen su efectividad cuando no se logren.